Los gobernadores emanados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cerraron filas en torno a la postura del presidente Andrés Manuel López Obrador de mantener el diálogo con Estados Unidos, luego de la decisión de ese país de imponer aranceles a los productos mexicanos.

“Apoyamos la postura del presidente de tener siempre un diálogo abierto. De destacar que la relación más importante que tenemos con un país extranjero, es por supuesto, con Estados Unidos y la postura del presidente mantener siempre un diálogo abierto”, afirmó el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo.

Esto es, privilegiar la comunicación y a través de ahí, buscar los consensos y acuerdos que permitan transitar a los dos países, indicó en entrevista al término de una comida-reunión privada con el Ejecutivo federal en Palacio Nacional.

De Mazo Maza refirió que una parte muy importante del encuentro es que “estuvimos platicando los temas que tienen que ver con los posibles aranceles que el gobierno de Estados Unidos imponga (a México) y como estar de manera unida trabajando para cuidar las inversiones en los estados, las fuentes de empleo y la economía”.

De tal suerte que “ha estado en comunicación permanente el gobierno mexicano con el de Estados Unidos (…), hay un ánimo optimista de que puedan salir en buenos términos las pláticas y, bueno a partir de lo que se defina, ver qué siguiente paso dará México”, acotó.

El mandatario resaltó que durante la reunión también se abordaron los temas educativos, de salud y seguridad, así como de infraestructura “para poder impulsar algún proyecto de relevancia y de impacto social que pudiera ser considerado para apoyarse el año que entra con recursos federales”.

A pregunta expresa, explicó que se reunirán los 32 proyectos productivos, los cuales serán presentados, vía la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y, “a partir de ahí, definir algunos límites, algunas características, para poder hacer un planteamiento nacional”.

También “hablamos de la guardia nacional, de su implementación, de lo importante que es esta medida, que además la hemos respaldado los gobernadores priistas desde el principio, donde hacemos conciencia del fortalecimiento que está teniendo el Ejército y la Marina, en estos momentos en los estados de la República y el impacto que tiene en reforzar la seguridad”, acotó.

El mandatario mexiquense indicó que su partido se mantiene “muy unido” en esos momentos; “todos estuvimos presentes en la reunión. Hay una gran unidad y seguiremos en busca de esa unidad”.

Ello, porque algo que hace al partido tricolor fuerte es mantenerse unido “y seguiremos en la búsqueda de que así sea”.

Respecto a los resultados adversos de la pasada contienda federal, mencionó que el PRI pretende trabajar y ver hacia adelante y ejemplo de ello es la elección interna para definir a su próximo dirigente nacional.

Indicó que a partir de que se designe a la nueva dirigencia nacional, el partido entrará en una nueva etapa para fortalecerse hacia adentro y para recuperar la confianza ciudadana.

Del Mazo Maza rechazó finalmente que haya una alianza contra Alejandro Moreno, gobernador de Campeche y aspirante a la dirigencia nacional priista, e insistió en que “hay una gran unidad y así seguirá”.