El presidente Andrés Manuel López Obrador refrendó su desacuerdo con las estimaciones de las calificadoras sobre México, al argumentar que “su metodología es caduca ya que no incluye la variable de corrupción“, y sostuvo que Petróleos Mexicanos (Pemex) no tiene ningún problema para reestructurar su deuda.

Fitch baja nota de México y Moody’s revisa perspectiva a negativa

Desde su punto de vista, las calificadoras no fueron objetivos ni profesionales, además de que no tomaron en cuenta que se estabilizó la producción en Pemex en un tiempo récord y que actualmente se trabaja en la producción de 22 campos petroleros, con lo que a finales del año se producirá más.

En ese sentido cuestionó dónde estaban las calificadoras cuando se desmanteló la empresa productiva del Estado y había corrupción tolerada, “se hicieron de la vista gorda… y ahora a cinco meses de gobierno se dan cuenta de que está mal”, expresó en conferencia de prensa donde anunció que este viernes se presentará un informe sobre la deuda de Pemex.