La intención de Estados Unidos de cobrar impuestos a productos mexicanos “es una enseñanza de que debemos ser autosuficientes en lo que se produce y consume“, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien insistió en que maltratar a los migranteses anticristiano“.

Dijo que si otros países “no nos venden alimentos o se encarecen los alimentos que compramos afuera, vamos a padecer en México”, pero que si somos autosuficientes y consumimos lo que producimos, “nos van a hacer lo que el viento a Juárez”.

Durante su mitin en el municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua, López dijo que ya pasó una situación “un poco delicada” luego de la intención del gobierno de Estados Unidos de cobrar aranceles a lo que se produce en México y se vende en ese país, lo que calificó de una “medida unilateral injusta, porque ellos sostienen que ha crecido el número de migrantes” hacia ese país.

Según el mandatario, “las cosas volvieron a la calma” y si se hubiesen aplicado estas medidas arancelarias “esta semana que está terminando hubiese sido muy difícil porque se habría afectado nuestra moneda”, que “ahora es de las monedas más fuertes en el mundo”, dijo sin pruebas.

López reiteró que “extiende su mano abierta y franca” a su ídem estadounidense, el magnate Donald Trump, y se pronunció por promover la unidad de los pueblos, “no ser vecinos distantes, apostar por la cooperación y el desarrollo”.

Dijo que hay una gran crisis humanitaria en Centroamérica, por lo que “no podemos nosotros darles las espalda o maltratarlos o violar sus derechos humanos, no debemos actuar de manera mezquina, eso se llama xenofobia, es hasta anticristiano”.

Ante personas reunidas junto al estadio de béisbol de Los Manzaneros de Cuauhtémoc, López Obrador recomendó “no maltratar al forastero. Tenemos que dar buen trato a los seres humanos que hayan nacido o en cualquier parte del mundo”.

Aseguró que el programa Procampo continuará, “pero lo estamos corrigiendo porque había muchos abusos”, pues la prioridad, hoy más que nunca ante la coyuntura con Estados Unidos, es producir lo que consumimos en México y que nos hagan “lo que el viento a Juárez“.

Durante su mitin, López intentó ignorar los gritos de militantes del grupo político Antorcha Campesina, los cuales también trataron de ser acallados por simpatizantes; además, fue abordado por miembros del Comité Eureka, que siguen en la espera de encontrar a personas desaparecidas.