El presidente ruso Vladimir Putin podría reunirse con su homólogo estadunidense Donald Trump, en el marco de la próxima cumbre del Grupo de los 20 de fines de este junio en Japón, señaló el vocero del jefe del Kremlin, Dmitry Peskov.

Los preparativos podrían organizarse aún en la víspera de la cumbre, dijo Peskov la mañana de este domingo en el programa de televisión “Moscow. Kremlin. Putin”, de la televisora Rossiya-1 citada por la agencia Itar Tass.

De realizarse, el encuentro seria uno de los varios que ocurran en estos eventos aprovechando la presencia de los líderes de los países con mayor presencia internacional, como el de Putin, el primer ministro indio Narendra Modi y el presidente chino Xi Jinping.

El jefe de la Casa Blanca canceló su reunión con Putin en la anterior cita del G20 en Buenos Aires, Argentina, el pasado noviembre, debido a que días antes la flota rusa había capturado a tres buques de Ucrania y su tripulación en el Mar Negro.

Apenas el pasado jueves Putin señaló que las reacciones con Estados Unidos cada vez empeoran más y más, debido a las sanciones que la administración Trump ha aprobado en contra de Rusia, disparadas por la presunta interferencia rusa en las comicios estadunidenses de 2016.

En ese marco, otra cita cuya confirmación se espera es la del presidente chino Xi con el mandatario estadunidense, la cual ha sido promovida por Washington, aunque Beijing no se ha pronunciado al respecto.

Además, en el horizonte se encuentra la concreción del interés del primer ministro Modi por celebrar un encuentro trilateral con Putin y Xi, una etapa superior de las reuniones bilaterales que sostuvo en la 19 cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai de la semana pasada.

El tema sería el proteccionismo comercial estadunidense reflejado en la guerra comercial contra China, ante la cual Beijing aún considera posible un acuerdo “ganar-ganar”.

Pero si ese acuerdo no sucede, China pelearía “hasta el final si es necesario”, señaló la revista Qiushi (Buscando la verdad), dirigida a cuadros del gobernante Partido Comunista de China, señaló el South China Morning Post.