China confirmó la reanudación de contactos en materia comercial con Estados Unidos, a fin de preparar la reunión entre los presidentes de ambos países en la próxima cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Osaka, Japón.

El representante comercial estadunidense, Robert Lighthizer, dijo ante un comité senatorial el pasado miércoles, que hablaría por teléfono con su contraparte china, el viceprimer ministro Liu He, esta misma semana.

Más adelante, acompañado por el secretario estadunidense del Tesoro, Steven Mnuchin, sostendrían una reunión con Liu, en un encuentro previo a la cita entre el presidente estadunidense Donald Trump y su par chino Xi Jinping, en Osaka, explicó a los senadores.

Ahora, en un comunicado de la agencia china Xinhua, se informó que los negociadores comerciales de ambos países se comunicarán en línea siguiendo las instrucciones que recibieron de sus respectivos mandatarios.

Espero ganar la consulta de 2021: López Obrador

La conformación fue hecha por el vocero del Ministerio de Comercio, Gao Feng, quien afirmó que los principios fundamentales chino, su posición y actitud han sido consistentes y claros.

“No hay un ganador en una guerra comercial”, precisó.

Estados Unidos aplica desde el 1 de junio 25 por ciento de aranceles a los productos chinos que entran al país por vía marítima.

Antes, el 10 de mayo, Trump había ordenado 10 por ciento de aranceles a importaciones de China por valor de 200 mil millones de dólares, pero exentó a los que ingresaran por los puertos marítimos, medida que terminó el 31 de mayo.

China, por su parte, cobra aranceles de 20 a 25 por ciento a más de la mitad de bienes estadunidenses incluidos en una lista de cinco mil 140 productos, y hasta por 60 mil millones de dólares, a los que ya se les aplicaba aranceles de cinco a 10 por ciento.

La cumbre del G20 de Osaka podría ser en consecuencia el escenario de la reanudación de las negociaciones comerciales entre Washington y Beijing, interrumpidas de manera abrupta a fines de mayo cuando se consideraba posible que ahí se firmara un acuerdo comercial.

El mandatario estadunidense explicó que las conversaciones se rompieron porque China envió un borrador de acuerdo en el que mantenía posiciones previamente acordadas en el total de 11 rondas de negociación.

El pasado noviembre, la anterior cumbre del G20 celebrada en Buenos Aires, Argentina, había sido el escenario de una tregua que dio paso a las negociaciones que se rompieron el mes pasado.