El presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que en el grave problema de la búsqueda de personas desaparecidas por la violencia no se ocultará y dará la cara.

No voy a ocultarme y voy a dar la cara siempre, por difícil que sea, por doloroso que sea, por incómodo que sea, voy a estar siempre dando la cara y tratando con ustedes este lamentable asunto”, afirmó.

Al dirigirse a familiares de víctimas de la violencia en la reunión del Informe de Trabajo del Sistema Nacional de Búsqueda, les aseguró que estos encuentros continuarán cada tres meses en Palacio Nacional, para que entre todos se avance en el propósito de encontrar a los desaparecidos por la violencia.

López Obrador expresó que puede enfrentar ese problema porque no tiene problemas de conciencia y recordó que cuando fue opositor, “siempre me opuse a la política que aplicaron los gobiernos ‘neoliberales’ y di la cara (Sic.) y protesté en todas las plazas públicas“.

Por eso puedo enfrentar cualquier circunstancia por difícil que sea y también como aquí se ha dicho, por convicción este lamentable asunto es el que estamos atendiendo con prioridad en el gobierno”, añadió.

Al señalar que el gobierno federal tiene 72 prioridades, pero que la primera es atender la inseguridad y la violencia, pero sobre todo la de los desaparecidos, López destacó que el problema de la violencia y la inseguridad en el país es la peor herencia que le dejaron los gobiernos anteriores.

Y vaya que nos dejaron muchos pendientes, se robaron miles de millones de pesos, pero eso tiene remedio, porque ya se ha va a terminar por completo, ya no hay corrupción tolerada en el gobierno. Eso se los puedo garantizar eso tiene solución, pronta y expedita”, enfatizó.

Añadió que también dejaron una enorme deuda pública, lo cual tiene solución, porque no “vamos a endeudar más al país, también nos dejaron un pueblo empobrecido con hambre y sed de justicia. Tengo la convicción de que vamos a saciar esa hambre y esa sed de justicia de nuestro pueblo”, lo que ya se hace con programas de bienestar que nunca en la historia se habían aplicado.

Antes y durante el mensaje, López fue interrumpido por gritos de los familiares de personas desparecidas, que según dijo son más de 40 mil en el país, y que exigían que vivos tenían que aparecer.

De esta manera, el presidente pidió que los dejaran hablar, pues en su gobierno no se cuarteará la libertad de nadie y les dijo: “no importa que griten, tienen todo el derecho, es legítimo”.

Sostuvo que el gobierno federal siempre garantizará las libertades y el derecho a disentir, y dijo que se trabaja y se avanza en la construcción de este sistema nacional de búsqueda, por lo que expresó que la Subsecretaria de Derechos Humanos de Gobernación tiene todo su apoyo y respaldo.

Además, aseguró que se acabará con la corrupción, y rechazó que los recursos para la búsqueda de desaparecidos vayan a sufrir recorte alguno, pues no se tratas de cosas materiales, sino de acciones de humanidad.