El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, confirmó este martes que no hubo personas lesionadas por el artefacto explosivo lanzado por manifestantes en la sede de gobierno y aseveró que “no cederá a ese tipo” de acciones.

En un mensaje transmitido en vivo por la televisión local, Alvarado señaló que “recién se acaba de dar una situación en Casa Presidencial, dichosamente no hay ninguna afectación de personas ni por el estilo“.

Sí se lanzaron piedras contra la Presidencia, se lanzó un cabo de dinamita, lo cual pone en riesgo la vida no solo de las personas de Casa Presidencial, sino de transeúntes y de manifestantes“, agregó

Indicó que ante esa situación la fuerza pública se presentó en el lugar para controlar la situación.

La detonación se registró en el marco de una manifestación organizada por pescadores que se oponen a que sus productos sean gravados con el impuesto sobre el valor agregado (IVA), reportó el diario local La Nación.

De acuerdo con el personal de seguridad de la sede gubernamental, un grupo de manifestantes logró romper un portón del inmueble, pero no pudo ingresar, por lo que comenzaron a lanzar piedras, basura y un artefacto explosivo.

El ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, declaró que al parecer se trata de una bombeta de cuarto de dinamita, de las utilizadas en la pesca, y llamó a la población a mantener la calma.

El mandatario costarricense aseveró que no se ha registrado ninguna confrontación “somos un país de paz, y muchos, la mayoría de personas que venían en son pacifico han optado por ir a los buses; queda algún grupo de manifestantes, los más beligerantes”.

Alvarado aseguró que los canales de diálogo continúan abiertos y que las demandas de los pescadores serán atendidas por el Ministerio de Agricultura de Costa Rica.

Somos un país de paz y de hablar las cosas (…) y no será con medidas de violencia o de presión, o de botar portones o de vulnerar infraestructura pública, y menos de lanzar piedras o lanzar dinamita que puede dañar a muchas personas, esa no es la ruta costarricense y a esa no vamos a ceder”, dijo el mandatario.