La Policía Nacional de Haití (PNH) anunció hoy que abrirá una investigación ante las denuncias de que agentes del orden dispararon contra las personas que demandaban esta semana la dimisión del presidente Jovenel Moise, un incidente que dejó varios heridos.

El vocero de la Inspección General de la PNH, Jean-Claude Benjamin, dijo que funcionarios de varias instituciones policiales han sido llamados a declarar sobre los hechos ocurridos el lunes pasado, cuando la policía lanzó gases lacrimógenos y disparó munición real para disolver una protesta en las inmediaciones del Palacio Nacional.

Benjamin señaló que varios investigadores fueron enviados a la escena para recabar información, evaluar los hechos y analizar pruebas.

Pese a la campaña del Ministerio de Educación para permitir la realización de exámenes oficiales -que iniciaron el lunes pasado y que permitirían a los estudiantes concluir el año escolar-, las protestas para exigir que Moise deje el poder continuan en Puerto Príncipe, Los Cayos, Saint Marc, Gonaives y Cabo Haitiano, entre otras ciudades.

Moise ha señalado que no tiene ninguna intención de renunciar a la Presidencia, la cual asumió en febrero de 2017, pese a las violentas manifestaciones que se han realizado en su contra desde el 9 de junio pasado, luego que la Corte Superior de Cuentas lo vinculara en un caso de malversación de fondos públicos.

El tribunal señaló en un reporte que una empresa de Moise se encontraba vinculada en el supuesto manejo irregular de fondos de Petrocaribe, mediante el cual Venezuela suministra petróleo a Haití a precios preferenciales.

Movimientos populares han señalado que al finalizar los exámenes oficiales -este miércoles- reanudarán las movilizaciones antigubernamentales.

Por otra parte, el canciller Bocchit Edmond señaló que con la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para transformar, a partir del 16 de octubre, la misión de pacificación en el país caribeño en una política, la nación operará “normalmente”.

Indicó que esa resolución tendrá repercusiones positivas para el país, en la medida en que los inversionistas extranjeros dejarán de ver a Haití como una nación inestable con una misión de paz de la ONU, reportó el diario local Le Nouvelliste.

La Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití comenzará su mandato a partir del 16 de octubre próximo, por un período inicial de 12 meses, tras el cual se podrá analizar su renovación.

La misión ayudará en la planificación y celebración de elecciones, reforzará la Policía a través de entrenamiento en materia de derechos humanos y para responder a la violencia de pandillas.

También colaborará para “desarrollar una postura inclusiva con todos los segmentos de la sociedad para reducir la violencia intercomunitaria, garantizar que se cumplen las obligaciones con los derechos humanos, mejorar la supervisión en prisiones y fortalecer el aparato de justicia”.