En tiempos difíciles y en el momento histórico más complicado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), se requiere mayor compromiso y unión de sus militantes y dirigentes, afirmó el candidato a la presidencia nacional del instituto político, Alejandro Moreno Cárdenas.

Durante el encuentro que sostuvo con la militancia del estado de Aguascalientes, en compañía de Carolina Viggiano Austria, candidata a la Secretaría General del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, resaltó que un priista afiliado requiere estar comprometido y convencido de su pertenencia.

“El respeto se da, la confianza se gana y la lealtad se demuestra. Si se falla en una, se pierde en las tres. Y hoy, tenemos que estar orgullosos y decir a nuestros detractores y a nuestros opositores que seguimos siendo orgullosamente priistas”, puntualizó.

Alejandro Moreno resaltó el compromiso de su fórmula y su proyecto para impulsar un partido de vanguardia, por lo que expuso que con humildad, sencillez y con “el corazón en la mano”, acudió a la entidad para pedir el voto de los hidrocálidos.

Dijo que en caso de ganar la elección, junto con su compañera de fórmula, convocarán a una Asamblea Nacional en 2020, para determinar la fundamentación ideológica del partido.

“Lo más importante es convocar a la unidad ideológica de nuestro partido; qué partido queremos; qué partido vamos a ser para el priismo, pero, sobre todo, qué partido vamos a construir para ser una oferta real para los ciudadanos, subrayó.

Recordó que entre sus objetivos como presidente nacional del PRI, es lograr un partido más horizontal, con órganos más colegiados, “pero no con los mismos que integran siempre estos colegiados, ni los tres o cuatro que se creen dueños del partido”.

Dijo que es necesaria la presencia de la militancia, para tomar las decisiones que ayuden a estar con los ciudadanos.

Moreno Cárdenas aseguró que no se requieren más diagnósticos para entender por qué la ciudadanía no confió en el PRI en los recientes dos procesos electorales; “fue la arrogancia, soberbia, falta de resultados, falta de comunicación y alejarse de las causas de la gente”.

Por ello, externó que el Revolucionario Institucional debe encabezar todas las causas de la gente, al tiempo de ser una oposición firme y combativa; no un PRI mudo, que no hable o que no señale.