Terminó la Copa América, un torneo que se juega diferente a los demás, un torneo en donde todos se conocen a la perfección y en donde cualquier selección puede poner a un país o a un continente de cabeza. Y en esta edición, la que ganó de manera merecida Brasil, nos tenemos que poner de pie ante un campeón sin corona, la Selección peruana de Gareca.

Perú sigue haciendo historia, primero llegaron a un Mundial al que no asistían desde 1982, en el Mundial tuvieron un papel muy digno, incluso se despidieron con victoria, y cuando parecía que ya habían llegado a su tope Gareca los siguió alentando y los metió a la final de la Copa América, un lugar en donde no estaban desde hacía 44 años.

Perú es un ejemplo de cómo se debe de trabajar, la continuidad de Gareca fue lo mejor para el grupo y aunque perdieron 3-1 la final ante Brasil, el grupo se puede ir bien contento y sabiendo que pasarán a la historia. Cuanta envidia le tenemos que tener a esta selección, tienen a un extraordinario entrenador, ojalá y sigan así, Perú es una selección histórica que había desaparecido, pero ahora los muchachos de Gareca regresaron al mapa del futbol, y ojalá se puedan quedar muchos años más.