Reino Unido enviará un segundo buque de guerra al Golfo Pérsico para preservar la seguridad de las embarcaciones comerciales británicas, luego que barcos iraníes trataron de impedir el paso de un petrolero británico por el estrecho de Ormuz.

El buque destructor HMS Duncan se dirige al Golfo Pérsico y se prevé su una al HMS Montrose, que se vio obligado a intervenir el miércoles para evitar que barcos iraníes impidieran a un petrolero británico el paso por de Ormuz, informó el periódico británico The Independent.

El objetivo de estos barcos es seguir garantizando la “libertad de navegación” en esa zona.

El Ministerio de Defensa británico aseguró a través de un comunicado que “como parte de nuestra presencia de larga data en el Golfo, el HMS Duncan se está desplegando en la región para garantizar que mantengamos una presencia continua de seguridad marítima”.

“Mientras que el HMS Montrose se encarga del mantenimiento planificado y el cambio de la tripulación”, agregó el Ministerio citado por el diario británico.

“Esto asegurará que Reino Unido, junto con sus socios internacionales, pueda continuar apoyando la libertad de navegación para los buques que transitan por esta vía marítima vital”, destacó.

El buque HMS Duncan, un destructor tipo 45, en la actualidad se encuentra en aguas del Mediterráneo en un ejercicio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y su despliegue se adelantó debido a las crecientes tensiones en el Golfo Pérsico.

El gobierno británico anuncia su despliegue en medio de una mayor tensión en el estrecho de Ormuz, por donde pasa casi un tercio de los envíos marítimos de petróleo, luego que en las últimas semanas se registraron ataques contra petroleros, y tras la destrucción de un avión no tripulado estadunidense por parte de Irán.

A ello se suma la tensión entre Estados Unidos e Irán, luego que Washington se retiró del acuerdo nuclear de 2015.