Los bomberos en Portugal sofocaron un voraz incendio forestal que había ardido por cuatro días y había dejado lastimadas a 39 personas, informaron este martes las autoridades.

Unos mil bomberos se mantenían alertas ante los restos humeantes e incandescentes, en medio de fuertes vientos y temperaturas que rondan los 40 grados centígrados (104 grados Fahrenheit), según el director de la Agencia de Protección Civil, Luis Belo Costa.

Se habían traído 17 avionetas lanza-aguas pero ya no son necesarias para luchar contra el incendio que se centró en el distrito de Castelo Branco, a 200 kilómetros (unas 125 millas) al noreste de Lisboa.

Belo Costa dijo que el terreno agreste y los densos bosques habían dificultado las operaciones antifuego, pero el descenso de las temperaturas en la noche y la mañana ayudaron a los bomberos. Once topadoras fueron usadas para despejar tierras a fin de inhibir las llamas, agregó.

FOTOAP
COMPARTIR