El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este día que “no existe imperio, no existe bloqueo, no existe orden ejecutiva que pueda detener a Venezuela”, al referirse a las nuevas medidas impuestas por el gobierno de Estados Unidos, informó el diario local El Universal.

Durante un acto realizado en el Panteón Nacional de Caracas para conmemorar los 200 años de la Batalla de Boyacá -encabezada por el Libertador Simón Bolívar, y que selló la independencia de la Nueva Granada, actual Colombia- Maduro afirmó que “la orden ejecutiva de Estados Unidos contra Venezuela es un despropósito”.

Agregó que “nos hemos preparado para dar esta batalla por Venezuela, y tengan la seguridad de que ésta también la vamos a ganar”. Asimismo, se mostró convencido de que el país caribeño “superará agresiones y bloqueos”. “¡Los pueblos del mundo protestan! ¡Trump, saca tus manos de Venezuela!”, advirtió.

Maduro señaló que se suma a la convocatoria de la gran jornada mundial de protestas contra el bloqueo del presidente estadunidense Donald Trump, que será realizada el próximo 10 de agosto.

Este miércoles también fue realizada en Caracas una marcha de seguidores del presidente venezolano para conmemorar la Batalla de Boyacá, pero igualmente para mostrar el rechazo “al bloqueo ilegal del gobierno de Estados Unidos”.

Dicha movilización popular fue realizada dos días después de que Trump firmó una orden ejecutiva que congela todos los activos del gobierno de Venezuela en Estados Unidos y prohíbe las transacciones con el país suramericano.

El gobierno de Venezuela pidió el martes al Consejo de Seguridad de la ONU que proteja al país frente a las sanciones de Estados Unidos, y responsabilizó a la administración Trump de dirigir una operación de “crimen organizado transnacional” para apropiarse de los bienes del Estado venezolano.

Por otra parte, el presidente venezolano aseveró que los autores de las masacres de El Paso y Dayton, que el pasado fin de semana se cobraron la vida de 31 personas, son seguidores del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al que tacha de “promotor del supremacismo blanco”.