Rosario Robles finiquitó la relación profesional que tenía con los bufetes de abogados Hernández Barros y Oléa & Oléa, quienes estaban encargados de su defensa, informaron a través de un comunicado los abogados defensores de la exfuncionaria.

Después de haber sostenido una reunión con la maestra María del Rosario Robles Berlanga, en las instalaciones del Centro Femenil de Readaptación Social ‘Santa Martha Acatitla’ de la Ciudad de México, ésta nos informó que por la precaria situación económica por la que atraviesa, no le será posible cubrir el pago de nuestros honorarios profesionales”, se le en el comunicado difundido a través de la cuenta de Twitter @OLEAYOLEA.

Los que hasta hoy fuero litigantes de la exfunsionaria de la Sedesol y Sedatu indicaron que sus honorarios han sido devengados “bajo la más estricta ética profesional”.

Sin embargo, “de manera conjunta, los miembros de los despachos Hernández Barros y Oléa & Oléa y la maestra Rosario Robles Berlanga, hemos decidido finiquitar la relación profesional que nos une con la antes mencionada”.

Advirtieron que la renuncia a la defensa se hará efectiva “en tanto la señora María del Rosario Robles Berlanga designe nuevos defensores particulares; ello, conforme a lo establecido en el Código Nacional de Procedimientos Penales y la Ley de Amparo”.

A mediados de agosto pasado, la hija de Rosario Robles, Mariana Moguel Robles, habría organizado una rifa para cubrir los gastos de los abogados que defendían a la exfuncionaria.