El presidente Andrés López sostuvo que no hay una confabulación de las instituciones para perjudicar a la exsecretaria de Desarrollo Social en la pasada administración, Rosario Robles, acusada de ejercicio indebido del servicio público y presa en el penal de Santa Martha Acatitla.

Luego de que la exfuncionaria diera a conocer una carta a través de sus familiares en la que pide al mandatario un juicio justo y le cuestionó la “saña” en su contra, López subrayó que en su gobierno “no se persigue a nadie ni se fabrican delincuentes“.

Soy rehén y víctima de artimañas: Rosario Robles; exige juicio justo

En su conferencia de prensa matutina desde la capital yucateca, lamentó la situación que enfrenta quien fuera la primera jefa de gobierno de la capital del país y subrayó que no está en sus manos detener procesos que ya están en curso por denuncias presentadas con anterioridad.

Lamento mucho todo esto, nosotros no tenemos intención de perjudicar a nadie; lo dije desde mi toma de posesión: no es mi fuerte la venganza; no podemos detener proceso en curso, iniciados”, expresó.

Añadió que eso corresponde a la Fiscalía General de la República (FGR), “que es autónoma, independiente, no depende del presidente”, además de que hay participación del Poder Judicial de la Federación, que también es un órgano autónomo e independiente.

López afirmó que el dictamen de la Secretaría de la Función Pública (SFP), que inhabilita a Robles Berlanga por un periodo de 10 años para ejercer cargos en la administración pública federal por falsear su declaración patrimonial, es un trámite administrativo y no implica una decisión judicial.

A nadie se le fabrican delitos, eso ya pasó a la historia, al basurero de la historia. Eso era antes, cuando a los adversarios, a los que consideraban enemigos, los destruían creándoles, fabricándoles delitos, eso se había hasta hace poco y se hizo durante mucho tiempo en los gobiernos anteriores, nosotros no actuamos de esa manera” (sic).