Un grupo de aproximadamente 500 personas de organizaciones políticas Recicladores Unidos por el Derecho al Trabajo y Confederación Nacional de Industriales de Metales y Recicladores se manifiestan frente a Palacio Nacional en contra de una presunta privatización de la recolección de basura.

Al filo de las 6:30 horas en cinco autobuses y en automóviles particulares arribaron al Zócalo capitalino los manifestantes quienes se oponen a reformas que impulsa el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en favor de la participación de empresas privadas en la recolección y reciclado de basura en el país.

Partido Verde sólo provocas hambre, desempleo y corrupción en México”, acusan en algunas de sus pancartas y en las consignas de los inconformes; la mayoría son recicladores de la zona oriente de la Ciudad de México.

El presidente de dicha confederación, Francisco Urióstegui, criticó las reformas que el impulsa el PVEM que en su personal opinión sólo pretenden “crear un monopolio en la recolección y reciclaje de basura en el país“, lo que, aseguró, afectará a aproximadamente cinco millones de familias que viven de esa actividad.

Asimismo solicitó al gobierno federal y al presidente apoyar a familias que sobreviven del reciclaje de basura y frenar las reformas a la Ley de Residuos Sólidos.

Agregó que la iniciativa del PVEM que se analiza en el Congreso de la Unión, así como otras similares en los Congresos estatales y de la Ciudad de México, que -dijo sin datos- pretenden la “privatización” y el manejo de empresas de los residuos sólidos urbanos y establecer un nuevo impuesto a los ciudadanos que se anexaría a la boleta del predio.

Los manifestantes, que esperan que una comisión sea recibida en Palacio Nacional, acusaron a dirigentes y legisladores del PVEM de lucrar con diversos negocios, bajo la simulación de defender la ecología en el país, y consideraron que de aprobarse esta reforma se afectarán los mantos freáticos en el país.