Conforme pasan los días, no sólo en el estado sino en todo el país, se calienta el ambiente político a magnitudes poco esperadas, dadas las expectativas que ha generado formar un frente amplio para “sacar adelante al país”.

Pero una cosa es sacar a alguien de un cargo para quedar ellos y caer en lo mismo, que cumplir con sus objetivos, y tener que enfrentar a sus opositores que trabajarán para desprestigiarlos, así como a la ciudadanía que ya no está dispuesta en quedarse con los brazos cruzados como para tener que aguantar varios años más de desigualdades, falta de respuesta a sus demandas y sobretodo de oportunidades, para poder salir adelante como se lo ofrecieron, prometieron y hasta firmaron.

Lo lamentable, es que en realidad la historia ha demostrado de sobra al país, que de los

que hasta el momento han logrado la alternancia poco han podido demostrar respecto a lo que pueden o están dispuestos en hacer por la población.

En lo que respecta a los diferentes grados de dificultad que van a tener que enfrentar todos los actores, principalmente los partidos políticos en estos momentos, es que primero van a tener que lograr los acuerdos que les permitan salir a dar la cara a la población para convencerla, porque ese va a ser al final junto con lo que puedan lograr algunos de ellos con sus aliados el día de las elecciones, para que sin querer se caiga el sistema o las cuentas al momento del recuento de boletas no cuadren y cosas por el estilo que algunos ya se la saben.

Después de los acuerdos, tendrán otra etapa difícil por enfrentar, que será en el caso de las alianza o frentes la búsqueda y postulación de candidatos ya que esa es en lo interno una de las peleas más fuertes que hacen que incluso algunos partidos se dividan y que al final no trabajen por el candidato que se les pueda imponer como sucede en algunos países de fantasía donde solamente pasa.

En el caso del PRI, será según algunos actores políticos, un verdadero problema, ya que hay quienes saben que por ser amigos, compadres o cercanos a personajes del poder van a ser ungidos, pero no les será fácil convencer a todos sus compañeros de partido por lo que no se descartan casos en lo que las amenazas de dejar el partido e irse con la competencia, les hará a los líderes de sus institutos políticos, cambiar sabiamente de opinión.

En el caso de sus aliados no habrá mayor problema porque hay algunos de ellos que saben que sin los partidos más fuertes no son nada, por lo que no les queda de otra más que seguir como satélites y en espera de que les dejen lo que sea como pago a su lealtad y sumisión, ello pese a que según fuentes extraoficiales han manifestado a De Buena Fuente, que esta vez van a vender caro su amor al PRI, pese a saber que ya hay otros partidos en la fila y en espera de ser los consentidos.

En lo que se refiere a los partidos de izquierda y el PAN que es de derecha cuando le conviene, lo más difícil será lograr acuerdos, aunque esta vez ya hay algunas propuestas de que al momento de repartir el pastel en caso de ganarlo, van a repartirlo por partes iguales aunque su temor nada infundado, es que les puedan incrustar a personajes que lleguen a dividir como según algunos de ellos ya se han dado algunos casos, y que por ello no han logrado nada, aunque en ese caso muchos han dicho que no es por invocar nada malo, pero que ya toman sus debidas precauciones.

COMPARTIR