Tal parece que en los tiempos actuales en los cuales los actores políticos dicen que son adelantados para pensar en los comicios concurrentes que se avecinan, parece que en la realidad todos desde los aspirantes a la presidencia de la República, las senadurías, para los nuevos integrantes de la Cámara de diputados en el Congreso de la Unión y los sexagésima cuarta legislatura local, van más que adelantados.

Pese a que los aspirantes a los diferentes cargos de elección popular que están en juego, los actores saben que la presencia y trabajo adelantado en muchas de las ocasiones es el que más penetración logra en la ciudadanía, razón por la que es posible que gran parte de los que más que aspirar suspiran por una candidatura con posibilidades de algún cargo tengan más que adelantadas algunas salidas y recorridos de presencia que en este caso saben que son más mediáticas y bajo otras actividades para no verse tan mal en caso de que al final no resulten agraciados.

Ello porque saben que la peor de las peleas no va a estar el primer domingo de julio próximo en las urnas sino en las etapas previas en las que se involucra la selección y elección al interior de sus partidos, que es donde se preparan para las más grandes batallas por llamarlo de alguna manera, ya que tendrán que enfrentar a diferentes grupos, principalmente los que están en las cúpulas del poder y que obviamente para estos momentos ya tienen –aunque lo nieguen- toda una lista de colaboradores, amigos, compadres que por ese simple hecho saben que pueden  ser tomados en cuenta.

Después de superada esa etapa, obviamente no en todos los partidos sino en los llamados grandes y porque no decir sus nombres sí eso no es un secreto para nadie, el que institutos políticos como el PRI, el PAN, el PRD, el PES y Morena entre otros son los que tienen mayores posibilidades de lograr sus metas políticas en los comicios que se avecinan que en el caso del nivel federal, es el más importante  y que más ha llamado la atención de la ciudadanía en general.

Otras de las salidas políticas que se han podido observar en los últimos meses, semanas y días, son las que los partidos en la contienda son las estrategias que han comenzado a realzar para llamar la atención de la población, como es el caso de cambios en sus dirigencias, cambios en sus normas internas y todo lo que se les ocurra para que mediáticamente se mantengan vigentes y la población los tenga presentes y vigentes para que llegado el momento solamente tengan que reforzar sus estrategias y propuestas para cumplir sus metas de triunfo en el mayor número de espacios que serán motivo de la elección federal y la local en el 2018.

En todo lo relacionado ya a estos procesos bien puede entrar la medición de fuerza que hacen algunos actores solamente como pare medir sus alcances políticos y ver cuáles son las debilidades de sus adversarios en los cargos públicos o de las instituciones que aparentemente nada tienen que ver con la política y se trata ni más ni menos que de las diferencias entre el gobierno del estado  y la máxima casa de estudios de la entidad por la falta de entrega de los recursos públicos a esta última.

Y sin importar que los titulares de ambos espacios son del mismo partido político pero con diferentes intereses y apoyos reales, los mal pensados aseguran que ambas partes solamente miden fuerzas para conocer sus alcances políticos que les permitan una vez iniciados los procesos electorales conocer los alcances que tendrán y de alguna manera adelantar en algunas posiciones las posibilidades de colocar a los abanderados de sus institutos políticos en cargos que les permitan sino mantenerse mejorar sus posiciones políticas en los diferentes espacios de poder para seguir tejiendo esas redes de poder que les permiten prácticamente hacer lo que mejor se les antoje.

COMPARTIR