El límite del respeto es tan delgado que justo por esto requiere cuidado.

Fortuitamente los casos de acoso sexual escolar son mínimos en comparación a los del trato respetuoso entre profesores y alumnos, sin embargo, al ser una realidad es necesario prevenir que el acoso sexual escolar suceda.

Hay temas de los que no se habla, que se imaginan lejanos o con pocas probabilidades de que sucedan, y que por ello no se abordan, lo que disminuye su prevención, por eso, es que justo ahora no podemos postergar ni lamentarnos de no haberlo hablado a tiempo.

Si algo debe imperar en la relación entre profesores y alumnos es el respeto, de profesor a alumno y alumno a profesor.

Los profesores no son tus iguales ni tus “amigos”, no como lo son tus compañeros y amigos, el límite del trato está dentro de la institución académica, y aún dentro del salón de clases hay límites en la relación: profesor- alumno.

Y esta relación incluye respeto mutuo.

¿Qué debe reconocerse? No tiene que haber comentarios respeto a la apariencia física, ni los atributos físicos de las alumnas, no dar pie a faltas de respeto, no burlarse ni exhibir a los alumnos, las felicitaciones se hacen públicamente, y el acercamiento físico no debe tener lugar bajo ninguna circunstancia.

Un profesor no tiene porque acercarse demasiado a sus alumnas y menos buscar hacerlo en privado, ni hacer comentarios sobre su ropa o su vida privada.

Cualquier asesoría individual debe ser consentida y del conocimiento de las autoridades educativas y de los padres de familia, más allá de la escuela no tiene motivo la convivencia entre profesores y alumnos.

Los y las alumnas deben guardar respeto también hacia sus profesores, no excederse en sus comentarios ni romper con la distancia, pero, aún en el caso de que esto sucedería, el adulto es quien debe marcar la pauta e informar a la dirección y a los padres; no hay justificación para no hacerlo.

La mínima insinuación o comportamiento incómodo debe ser reportando por los y las alumnas, muchas víctimas de abuso sexual sintieron pena o creyeron estar confundidos y no se atrevieron a hablar de esto hasta que desafortunadamente se dieron cuenta de que no estaban en un error.

El acoso sexual escolar puede y debe prevenirse, los padres de familia debemos estar pendientes de quienes son los profesores de nuestros hijos y de cómo es la dinámica que se establece entre ellos.

Fomentar el respeto hacia los mayores y la autoridad que tiene lugar en cuanto a disciplina y rendimiento académico, no sobre su persona, así como el respeto y confianza en sí mismos.

En la prevención de cualquier tipo de abuso no hay exageraciones, vale más hablar de estos temas que solo confiar que no ocurrirán.

Recordemos que las víctimas suelen tener razones equivocadas para no hablar a tiempo o peor aún para no denunciar lo que está sucediendo.

Una manera de cuidarnos unos a otros es estar atentos de lo que ocurre a nuestro alrededor, que entre alumnos haya un cuidado mutuo, que las autoridades escolares estén pendientes del comportamiento de su personal educativo y que entre profesores también protejan a sus educandos.

¿Has hablado con tus hijos sobre la dinámica que tienen con sus profesores?

Casi todos recordamos a profesores que han sido excelentes en nuestra formación académica, personas de las que hemos aprendido, y que tal vez también nos dieron consejos importantes, hay profesores que merecen todo nuestro respeto y admiración, fortuitamente son más de los que no lo merecen.

La prevención es asunto de todos… no dejemos  de participar en esta.

Hablemos de estos temas con nuestros hijos, enseñémosles sus derechos y sus obligaciones, por el bien de todos, en el presente y el futuro.

 

 

Twitter: @Lorepatchen

Conferencista, psicóloga y coach.

📻 Entre Géneros, jueves 8 PM, red estatal de Hidalgo radio.

COMPARTIR