Igual que hace seis años y a cada periodo político, las diferentes fuerzas que buscan el poder hacen lo propio para intentar plantear y presentar un aparente cambio en las formas en que están gobernados el país, por lo cual en la gran mayoría de los estados y los municipios, a lo cual no es ajena la entidad, los actores políticos buscan aliarse sin importar que las diferencias ideológicas y  de objetivos aparentemente ciudadanos sean totalmente abismales.

Todos por igual bajo sus argumentos, que en algunos casos no son compartidos, han iniciado actividades políticas en las que se presentan ya como los salvadores de la situación en turno, o bien como la alternativa que se requiere para sacar adelante lo que sucede en México.

Sin embargo esta vez la gran mayoría le apuesta a los errores que han cometido sus contrincantes y la antipatía que han generado con sus acciones, por lo que creen que con solamente unas estrategias podrán lograr sus metas políticas sin mayores problemas, y a pesar de que ello ha generado temor entre quienes saben que pueden perder nuevamente los mejores cargos políticos, no han tomado en cuenta que la del 2018 no será una elección tan fácil.

En tanto quienes ven en riesgo sus puestos políticos saben que solamente pueden recurrir a la trampa, las falsas declaraciones y actuar con pequeños paliativos a la situación que han generado por poco más de cinco años en los que no quisieron aprovechar la oportunidad de mantenerse donde se encuentran, por lo que ahora no les queda más que buscar la manera de hacer trampa, ante el temor fundado de que alguien pueda llegar a relevarlos, pero no solamente eso sino que tengan que rendir cuentas bajo la consigna de que pueden perder su libertad.

Aunque en pláticas de café politólogos y no expertos en estos temas, además de coincidir en que los de siempre tienen menos posibilidades de triunfo, afirman que es tiempo de dar el beneficio de la duda a los que aparentemente siempre han dicho la verdad y que tienen verdaderas intenciones de que aquellos que tendrán que dejarles los lugares tengan que rendir cuentas, ello solamente para dar un ejemplo de lo que hasta el momento dicen aquellos que se han sacrificado por el país, respecto a que se debe actuar con honestidad y se deben rendir cuentas claras, que en su caso saben que no es cierto y que de llegar alguien que les pida cuentas, realmente será un ejemplo para que no todos se atrevan a lo mismo.

COMPARTIR