En el último año de trabajo, la Secretaría de Contraloría, presidida por Citlali Jaramillo Ramírez, capacitó a 74 mil 513 personas, que conforman 2 mil 778 comités ciudadanos beneficiarios de programas sociales, y también se dio capacitación a servidores públicos, que han vigilado el destino de mil 237 millones 139 mil 962.71 pesos.

Esto como parte esencial de un gobierno confiable, donde existe la participación ciudadana en la evaluación continua de las políticas públicas, pero sobre todo en la lucha frontal contra la corrupción, estrategia que ha abanderado el gobernador Omar Fayad en su administración.

El gobierno estatal señaló que cada vez son más los hidalguenses que se suman a las labores de vigilancia de las acciones del gobierno, no solamente como una estrategia desde lo local, plasmada en el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, sino también en cumplimiento con  los Objetivos del Desarrollo Sostenible que establece la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La vigilancia estrecha del destino de los recursos limita la discrecionalidad en el ejercicio de las funciones de los servidores públicos, permitiendo que se cumpla con el propósito fundamental de cada acción, que es hacer llegar los apoyos a quienes más lo necesitan.

En materia de Contraloría Social, con herramientas innovadoras se promueve entre los hidalguenses de todas las edades la transparencia, la honestidad, la solidaridad y la justicia.

Ejemplo de ello es el Programa Infantil de Fortalecimiento de Valores y Cultura de la Legalidad, que ha atendido a 11 mil 715 niñas, niños y adolescentes, de 38 municipios del estado.

De esta forma, las nuevas generaciones podrán replicar esa nueva visión social y convertirse a su vez también en agentes de la transformación que se necesita para alcanzar mejores niveles de bienestar en la sociedad hidalguense.