La cantina El Surtidor, mejor conocida como los “Rones de don Chino” cerró sus puertas al público este 30 de diciembre luego de 73 años de atender a los pachuqueños teniendo como preferencia al público juvenil.

Desde 1944 don Alfredo Yong Cerón, mejor conocido como don chino por su descendencia asiática, recibió con mucho entusiasmo desde las 12 del día a sus últimos clientes quienes acudieron con nostalgia a solicitar los famosos rones de nueve pesos, y entre risas y pláticas, se despidió de sus fieles seguidores asegurando que regresaría después de unas breves y bien merecidas vacaciones.

La vieja cantina culmina sus servicios luego de que el propietario del edificio decidiera venderlo y al ser un local que había rentado por tantos años don chino, no pudo llegar a un acuerdo por lo que optó por anunciar una breve suspensión y un pronto regreso.

A sus más de 15 mil seguidores en redes sociales informó desde el pasado 29 de diciembre que cerraría el negocio obteniendo la triste respuesta de su apreciable clientela, algunos de ellos quienes decidieron acompañar a la leyenda en su último día.

Don Alfredo Yong además de sus famosas bebidas “llegadoras” conocidas así por sus clientes, ofrecía tortas, cerveza y alguna que otra historia, y gracias a su enorme carisma, la popularidad tanto de su persona como de su negocio se difundió como parada obligada para celebrar, recordar o lamentar.

Ahí en sus instalaciones, colgaron por última vez las hojas de libreta con cientos de mensajes de aquellos asiduos clientes quienes agradecieron por tantos años se servicio fiel.

“En nombre del señor Alfredo Yong a.k.a. Don Chino, les informamos que mañana será el último día que abrirá la Cantina “el surtidor”, agradeciéndoles tantos años por su preferencia”  escribió la página oficial de Facebook como despedida.