Por primera vez en la historia del Tribunal Electoral del Estado (TEEH), se dio lectura en lengua indígena a uno de los resolutivos del Pleno de dicha instancia electoral, además de informarse que lo mismo podría darse en posteriores resolutivos donde se involucre la atención a las quejas de los habitantes de los pueblos originarios.

De acuerdo con el magistrado presidente del TEEH, esta es una acción incluyente de este órgano jurisdiccional, la cual bajo la petición expresa de los actores, se realizó la traducción en las lenguas Hñahñu y Náhuatl de la sentencia,

Lo anterior se dio con la finalidad de garantizar la impartición de justicia efectiva y reconocer los derechos de los pueblos indígenas, así como contribuir a su desarrollo en la esfera política de nuestro estado”.

Cabe mencionar que este jueves, los integrantes del Pleno del Tribunal Electoral del Estado, confirmaron la resolución del expediente QO/HGO/269/2017 radicado en la Comisión Nacional Jurisdiccional del Partido de la Revolución Democrática, el pasado 16 de noviembre de 2017.

Los Magistrados del TEEH aprobaron por unanimidad que se consideraran inoperantes e infundados los agravios presentados por Roberta Trejo Pablo y otros, en los expedientes TEEH-JDC-063/2017, TEEH-JDC-064/2017 y TEEH-JDC-065/2017, cuyo resolutivo se determinó que fuera leído por el intérprete y traductor de lengua Hñahñu  Andrés López Pérez.

De igual manera de la inconformidad presentada por Trejo Pablo, se determinó que los agravios correspondientes a que la autoridad responsable fue omisa en resolver respecto a que la urgencia debió haber sido justificada, a que no analizaron el hecho de que no se les dejó leer el acta, no contestaron el agravio referente a que existió falta de alternancia en la dirigencia estatal del Partido de la Revolución Democrática, no calificaron su planteamiento.

Con relación a que a nivel nacional se ordenó convocar a elecciones y que a nivel estatal se avaló la conformación de la dirigencia estatal y por último, que omitieron prevenir, percibir o dar vista a las autoridades encargadas de perseguir la violencia política, resultaron fundados pero inoperantes.