Una guerra sucia atravesó esta bebida por parte de las cerveceras que veían como el consumo de esta bebida las dejaba atrás y sin negocio, además de que era considerada como una bebida de pobres. El pulque: la bebida más incomprendida.