Instituciones bancarias como BBVA Bancomer, Citibanamex, Banco Azteca, BanCoppel, entre otras, se han preparado ya para un incremento en la tasa de morosidad de pagos, que fue de 4.5% en diciembre pasado, a causa de factores como la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte, el incremento de la inflación, el aumento de la tasa de interés de referencia de Banxico y la incertidumbre sobre las elecciones presidenciales.

Un reporte difundido por la calificadora internacional Moody’s, advierte que es es de esperarse un disparo en la morosidad de pagos principalmente en los créditos al consumo –tarjetas de crédito-, además de préstamos de nómina.

De acuerdo a esta calificadora, la economía en los hogares se ha debilitado y esto impacta en la capacidad de éstos para cumplir con sus obligaciones financieras.

Para Moody’s, los factores antes citados pueden tener un efecto negativo también en el crecimiento económico del país, afectando con ello la economía de la población y su capacidad de pago, especialmente los mexicanos de ingresos bajos y medios.

Es esta una situación ya calculada por las instituciones bancarias.

En su reporte, la calificadora señala entre los bancos más afectados por este incremento en la morosidad en pagos estarán principalmente Citibanamex y BBVA Bancomer, por concentrar entre los dos más del 64% de la actividad bancaria en el país.

Dichas instituciones registran un crédito al consumo que representa el 30% de sus actividades financiera, en el caso de BBVA Bancomer, y del 25% en lo que concierne a Citibanamex.

 

En Hidalgo, cada vez más difícil cobrar

Este fenómeno de mayor morosidad en pagos la resienten ya casas de préstamos como la de origen inglés Provident, que atiende a un importante segmento de los pachuqueños por la facilidad con que extiende sus créditos y los pagos “chiquitos” que establece.

“Ya desde principios de enero yo noté mayor morosidad en los pagos; las dificultades de los clientes para pagar a tiempo”, comentó Luz “N”, agente de esta empresa, la que se encarga de ofrecer, contratar y realizar los cobros correspondientes.

Una mayor morosidad que ya era esperada por la empresa, que así lo comentó a sus agentes. “Nosotros no somos como los bancos, que te retrasas un día y se suben más los intereses; nosotros podemos esperar varios días cuando hay razones, y la razón que más nos da la gente es de que no hay dinero, que el dinero ya no alcanza para nada”.

 

Pagar a tiempo, de suma importancia: Condusef

Por su parte la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), alertó a los acreditados de la banca sobre la necesidad de realizar todo esfuerzo posible para cumplir con las fechas de pago, pues de lo contrario crecen los montos adeudados cual bola de nieve, pues el incumplimiento conlleva sumar más intereses a los pagos pendientes.

 

O pago o como: María Eugenia

María Eugenia, vecina del sur de Pachuca, expone su difícil situación: “es así de simple, o comemos o le pago al banco.”

De 32 años de edad, con tres hijos y esposo, María Eugenia laboraba como cocinera en una sucursal en Pachuca de una cadena de restaurantes internacional. Ella y su esposo, también chef, “ganábamos bien, pues además seguido doblamos turno y mi mamá me cuidaba a los niños, así que podíamos hacer los pagos de la pantalla que compramos en diciembre del año antepasado, en un crédito a meses sin intereses.”

En enero del 2017 la madre de María Eugenia enfermó gravemente y la joven debió dejar de trabajar para cuidarla a ella y a sus propios hijos, y a la par, las ventas en el restaurante se fueron a la baja en este tiempo.

“Así que mi esposo saca mucho menos ahora que antes, y con lo que gana debemos comer él, yo, mis hijos, mi madre y una sobrina que cría mi mamá y que está estudiando, y no, no me alcanza a veces para pagarle al banco.”
COMPARTIR