El que el primer centenario de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Pachuca, la cámara empresarial más antigua en Hidalgo, pasara “sin pena ni gloria”, inconformó a muchos de sus afiliados, en especial a aquellos que participaron en preparativos que finalmente no cristalizaron.

Cumplió la Canaco Pachuca, en el 2017, su primer centenario de vida, y lo que se planeó como 11 meses seguidos de festejos, con actividades deportivas, culturales, artísticas, exposición fotográfica, entrega de medallas a los comerciantes de mayor trayectoria, un festival especial de Huapango, cambio de bandera, presencia de la cámara en eventos como el Xantolo, la Feria de San Francisco, la rifa de un auto, entre otras, quedó solo en palabras que el viento arrastró.

Que no se cumplieran los planes que se diseñaron con meses, años de antelación, los que involucraron a muchos de los consejeros, que generaron grandes expectativas entre los viejos comerciantes por un reconocimiento a ellos, tiene molestos a muchos, ni duda cabe.

“Anduvimos recolectando fotografías antiguas para una exposición; pedimos a los viejos comerciantes que revisaran sus archivos y buscaran, por ejemplo, su primera licencia de funcionamiento, estuvimos analizando la trayectoria de comerciantes con 50, 60, 70 años detrás de un mostrador, contactamos con deportistas, con autoridades… en fin… ¡y para nada!”, se quejan.

Duele el orgullo al pensar que otras cámaras empresariales han festejado sus aniversarios cinco, 10, 20, con bombo y platillo, “y los 100 años de la Canaco Pachuca, ni siquiera con un gansito y una velita.”

Los molestos con lo ocurrido aseguran desconocer por qué motivos no se festejó el centenario de la cámara. Los planes, en tinta sobre papel, eran grandes, muy ambiciosos, involucraban a comerciantes, autoridades y público en general. “Simplemente se dejaron las cosas para después, las respuestas fueron de ‘luego te llamo’,  el tiempo pasó, se terminó el año y no festejamos.”

Queda sólo como recuerdo de la fecha el libro Entre Mercaderes y Marchantes. Historia del comercio en Pachuca, “y eso, porque el maestro Juan Manuel Menes Llaguno es hombre de palabra; se comprometió y él sí cumplió”.

No existen excusas de peso, como pudiera ser la económica, para dejar pasar la fecha “como si nada”. Al finalizar la gestión de Juan Carlos Martínez como presidente de la cámara quedaron en caja 500 mil pesos, “hay papeles que lo comprueban”.

Ser la segunda cámara de comercio en el país, después de la capitalina, y no festejar su centenario, duele, enfada, sentimientos que comparten trabajadores, extrabajadores, consejeros y expresidentes del organismo.

Es ese el punto central en la inconformidad que existe en este sector, donde se espera sea lanzada la convocatoria para renovar la Mesa Directiva  de la cámara, un proceso que tiene como plazo máximo en 31 de marzo, para comprobar, en los hechos, que tan hondo caló en el comercio lo que aparenta haber sido simple desinterés.

dolores michel@gmail.com

 

 

COMPARTIR