Con la entrega número 90 de los Oscares finalizó la temporada de premios en donde se reconoció a lo mejor del cine del 2017; ceremonia en la cual hubo pocas sorpresas, muchos momentos memorables y otros no tanto.

Llama la atención que después del impacto que venía generando en movimiento #MeToo sobre el acoso dentro de la industria de Hollywood, por alguna extraña razón esta ceremonia redujo al mínimo esta temática dedicándola, sorprendentemente, a la inclusión racial y de nacionalidad en aquel país.

De entrada, el gran triunfo de la noche que se pintó de verde, blanco y rojo, por segunda vez en la historia de la ceremonia, donde un mexicano se alzó con las dos estatuillas doradas de las categorías principales: Mejor Director y Mejor Película.

Guillermo Del Toro fue reconocido como su compatriota, Alejandro González Iñarritú (él en 2015 por Birdman), con ambos premios por su cinta “La Forma del Agua”, claro, no sin antes comprobar que Warren Beatty y Faye Dunaway no la volvieran a “regar” y se hubieran equivocado al decir el ganador como en la entrega pasada (si, aún duele lo de La La Land).

Son ahora cuatro mexicanos los que ya han sido reconocidos por la Academia, y esto significa en estos tiempos Trumpistas un mensaje claro ante aquello que el demente presidente de Estados Unidos dijo sobre que “México manda a lo peor de su país al nuestro”. ¡FAKE NEWS, señor presidente!

Por otro lado, la otra gran representación de nuestro país en estos premios fue la película animada de Disney.Pixar “Coco”, la cual se llevó no solo el premio a Mejor Película Animada, sino también a Mejor Canción.

Ante este triunfo, el director de la cinta Lee Unkrich no solo agradeció a la cultura mexicana por aportar tanto a su historia, sino que también recalcó que el premio esperaba que significara más personajes “no estadounidenses” en películas dentro de la industria, rematando con un “¡la representación importa!”.

Asimismo, dentro de las presentaciones musicales, en mucho tiempo (sino es que por primera vez) se presentó una artista mexicana en el escenario de estos premios. La cantautora Natalia Lafourcade brilló para representar el talento nacional, y lo logró con creces.

De igual forma, Eiza Gonzalez y Eugenio Derbéz presentaron premios durante la ceremonia, este último por cierto con un chiste con muy mal ‘timing’ sobre los “muros”. ¿Y su vis cómica, señor? (alzo los ojos al cielo mientras escribo esto).

Además de esta parte que busco darle un golpe a puño cerrado en la cara a Trump, de igual forma el director y guionista Jordan Pelee fue galardonado por su guion original de la cinta “¡Huye!”, la cual critica al racismo con un ácido humor.

Mi sorpresa personal fue que el veterano director de fotografía Roger Deakins al fin fue reconocido después de 14 nominaciones en esta categoría, al fin ganó. ¡Y ustedes creyendo que DiCaprio sufría por no ganar, ja!

Y bueno Jimmi Kimmel, de bostezo … ¡Qué vuelvan a llamar a Tina Fey y Amy Phoeler, porfavor!

Ahora solo nos resta a los cinéfilos y amantes de estas premiaciones ver que nos depara el 2019, esperando haya más mexicanos reconocidos en estas premiaciones.

¿Viste la ceremonia? ¿Qué te gusto y que no? ¡Sigamos la conversación en Twitter: @AlbertoMoolina!