Pachuca se puso muy cuesta arriba su posibilidad de calificar, luego de que muy disminuido, cayó en casa 2-1 ante Monterrey.

En la primera parte, Monterrey fue dueño de la pelota y tuvo llegada al arco de Alfonso Blanco, ante unos Tuzos desconcertados en su cuadro bajo, con una línea defensiva inédita que nunca había jugado junta.

Pachuca intentó hacer daño por la vía de Sebastián Palacios y de Angelo Sagal, pero sin profundidad al frente, sus avances no fructificaron.

El control del primer tiempo de Rayados hizo que lograran ponerse en ventaja, luego de que un centro al corazón del área lo conectara Jesús Molina, que con certero cabezazo batió la meta de Blanco.

Los Tuzos se vieron desconcertados con el gol en contra y con poca conjunción en sus líneas, se fueron silbados al término de la primera mitad.

Para la segunda parte ingreso Keisuke Honda, que le dio orden al medio campo y la profundidad que requería Pachuca, gracias a la sociedad que tiene en la media con Erick Gutiérrez.

La visión de nipón se notó en el campo, pues una jugada que comenzó en sus botines, llegó a Sagal, que esperó el arribo de “El Tucu” Palacios para mandarle el balón con un centro preciso para que el argentino lo enviara al fondo para el 1-1.

Monterrey siguió generando peligro y probó de media distancia en lance que saco Blanco a tiro de esquina e incluso metió un gol en jugada a balón parado, que fue invalidado por fuera de lugar.

Pachuca tuvo dos muy claras en el área de Monterrey, pero se excedió en el toque y cuando se antojaba sacar el riflazo, no supieron definir y se ahogaron en ambas jugadas.
Monterrey cuando menos claridad tenía, se encontró con el gol luego de tremenda falla defensiva en que la pelota se paseó en el área y nadie despejó el balón, que llegó a Carlos Sánchez que solo y su alma, fusiló a Blanco para el 1-2.

Pachuca remó al frente, y estuvo cerca del empate, pero no pudo y se acabó el juego.

Alonso intentó resolver el partido con canteranos, cuando quizá se antojaba era el momento de meterle experiencia tras haber logrado la igualada, al tener un equipo con varias bajas.

Luego de esta crisis de resultados en marzo, Pachuca complicó sus opciones para calificar, pues aunque todavía tiene posibilidades, se van rezagando y lo tienen muy cuesta arriba a falta de 4 fechas para cerrar el torneo.