I.- Ha transcurrido sentando con precedentes, los hechos que han marcado las fechas del pasado 4 y 5 de Mayo; con la que la dupla del entretenimiento, OCESA y Live Talent, cumplieron el cometido para sentar lo que viene reivindicando a un festival que ha girado dentro de su misma polémica en este 2018, en la que se definió la sexta edición del Corona Hell & Heven.

Es curioso como identificar en los carteles de la historia del CHH, siguen barajándose dentro del clásico y caminos del metal, hasta exploraciones de propuestas alternativas que dirigen la brújula del sonido inaudito que define a la corriente para el futuro.

Para esta ocasión y siempre en términos constructivos, el talón de Aquiles giro ante el sonido que impero irónicamente dentro de los escenarios principales, y que fue marcado curiosamente con anterioridad dentro de su incidencia del masivo en locación Ciudad de México, con la que el escenario al cielo, al talento lo ha llevado directamente al averno sin escalas.

a). El día uno de la celebración metalera, en medio de un clima favorable al inicio de la jornada del afamado festival, que contradiciendo los pronósticos climáticos,  se vio aspectado del efecto tlaloc pluvial, lo cual no decayó la intensidad con la que se abrigo con la presentación del talento y el mismo asistente; fiel a su pasión por el poder de la música entre el rocanrol y apelativos, misma que se vio congregado la curva 4 del macro complejo ubicado del Autódromo Hermanos Rodríguez en la demarcación de Iztacalco, dentro de la Ciudad Deportiva Magdalena Mixiuhca (CDMX).

Impresionante disfrutar sonoramente la actitud plagada de intensidad enérgica directa a la cabeza, tanto de propuesta en cada uno de los escenarios de #CoronaHellAndHeaven, como: Cardiel y Beta, Acides energética y roquera en Kadavar, por primera vez apadrinando su debut en medio de un torrencial pluvial en nuestro país: los suecos Refused, los cuales rebasaron mis expectativas.

Los básicos de The Darkness. Apoteosico, descomunal es la descripción fiable de los caminos con los que Mike Patton (Faith No More; Fantomas), Dave Lombardo (Slayer), Justin Pearson (Retox, The Locust) y personal presente, gratamente en performance combativo con locura musical, garra pasional que salpico: Dead Cross.

Bad Religion hizo lo suyo recordándonos que el punk rock es, y siempre será, cualidad propositiva, misma que reconcilio el encuentro con un fan base leal a la banda californiana. Mastodon al mismo nivel que Sabaton, corroboró quien es quien y quien es hoy, inevitable vibración musical con quien Moonspell siempre nos deleita.

Los básicos, estruendo en bullicio clásico, remembrando otra vez; que lo bueno nunca se estandarizara, y menos aun, pasará de moda; tal cual la cátedra de: Deep Purple. Mientras tanto, Scorpions y Testament, no se quedaron atrás.

b). Pasando a la jornada 2, estratégicamente marquetizado como sold out; fuera de lo que los pronósticos señalaban que se desataría la actividad de lluvia durante el día, quedando exenta de los vaticinios. Liberados del tema de la precipitación, para esta ocasión iniciando las acciones a partir de las 13 horas, transcurriendo en tiempo y espacio, las exposiciones de  S7N y Strike Master, metal nacional de calidad y mucha potencialidad ilimitada. La skate punk de Los Viejos, una banda que uno nunca dejara de escuchar, y una experiencia grata ver dinamismo, ya que cada directo de estos siempre es algo diferente.

La clásica potencia de L7 que sigue dando clases de vigencia a pesar de los años. La imponencia power femenina de Nervosa, la mala racha del micrófono y sonido, que empobreció el acto de la banda canadiense, Deadly Apples; la experiencia siempre se impone a pesar de los problemas técnicos, pero siempre reinando, Saxon; excelente potencia de los británicos de Skindred, que cimbro los oídos con un buen sabor de boca; Brujería, acto sonoro contagiando la posición característica dirigida por Juan Brujo.

Soberbia admirable en escena, ejecución y sonido impecable de los franceses de Gojira. También la mala racha arropo en lo sonoro a la experiencia de Marilyn Manson en el Heaven Stage, lo cual hizo desafortunadamente lucir sin pena y gloria. En contrariedades, Gwar roqueó con éxito total, al igual que la experiencia llamada Overkill.

Colmillo, clase de músicos, sin palabras, respaldaron (independiente del tache técnico en el sonido) y lo harán siempre: Megadeth, Judas Priest, Epica y Ozzy Osbourne, clausurando este maratón magnífico, la cual determino éxito total del mismo; a pesar de los errores que arroparon este año.

c). También en campo de acción y en plena ocupación altruista de la labor social de Restart, dirigida por Frix Anchondo, quienes dieron seguridad a la motivación de la población melómana, que mas que una limitación es toda una inclusión dentro de las zonas designadas durante el #HH18.

d). Otro punto en conversión asertiva fue la concentración en #CCH18 hacia los medios de comunicación de acuerdo a las reglas del juego, dinámica madura y especializada por entes guerreros, con mucha actitud como: Rafael Salinas González.

 

 

Twitter: @ARNULFOVAZQUEZ

COMPARTIR