La Educación es una de las principales herramientas que tiene la humanidad para mejorar varios aspectos, entre ellos, adquirir conocimientos para tener un empleo, o bien, tener un mejor nivel de vida, antes, eso era un privilegio para unos cuantos, hoy el Estado está obligado a cumplir con esa función, que busca además abatir los rezagos históricos que tenemos como sociedad, porque un País sin Educación no tiene futuro.

Para ello, es que la educación debe ser planeada y ejecutada de manera tal que nos incluya a todos como personas, no importando lo distintos que podemos ser unos de otros, lo que nos obliga a recordar que antes la educación era un privilegio de la que solo unos pocos la gozaban, ya que solamente los ricos y poderosos acudían a un centro escolar, pero al paso del tiempo afortunadamente eso fue cambiando. Aunque cierto es, que eso no fue suficiente, pues aunque ahora la educación en teoría cualquier puede recibirla, pero la verdad es que en la realidad eso no ocurre, porque ahora son otras las razones por las que muchos grupos sociales no gozan de esa dicha, pues basta acudir a algunas escuelas del sistema educativo en México para constatar que son diferentes las razones por las que esa educación no es para todos.

Y es que aunque en el artículo 3 de la Constitución Política de México se establece el derecho que TODOS tenemos a recibir educación, sin embargo, con preocupación advertimos que eso no ocurre, ya que principalmente los grupos vulnerables de nuestra sociedad mexicana son en ocasiones algunos de los que no cuentan con los medios necesarios para acceder a ella, pues las personas con discapacidad, mujeres (en algunos lugares), personas indígenas, o quienes profesan otra religión, se ven impedidos para recibir educación, solo por citar algunos ejemplos. Luego entonces, la Educación no está siendo inclusiva sino selectiva.

En este sentido, la Comisión de Derechos Humanos en su quehacer diario ha recibido inconformidades de personas como usted amigo lector, en las que nos hace saber que por deficiencias en las escuelas (escaleras eléctricas, elevadores, rampas, o material didáctico en sistema braille o en lengua materna) algunas personas no pueden acceder a la Educación.

Se aplaude el esfuerzo docente para suplir aquéllas deficiencias, pero en ocasiones eso no es suficiente, así que es necesario que el Estado Mexicano a través de diversas políticas públicas consideren al corto y mediano plazo acciones inmediatas a favor de estos sectores vulnerables, y así, TODOS tengamos el derecho a la Educación Inclusiva, hecho para el cual debe existir un trabajo coordinado, armonioso y efectivo, entre todos los actores involucrados, Estado, Gobierno y Sociedad; y cuando eso suceda, el resultado será alentador y positivo para quienes en este momento no son incluidos en la Educación.

Y es que con una Educación Inclusiva nos olvidamos de diferencias, las cuales varias de ellas no son sino meros “accidentes” de la vida misma, como por ejemplo, el que se nazca con alguna discapacidad, o que después por un infortunio alguien tenga una discapacidad visual, intelectual o cognitiva, eso implica también, que tenemos la obligación moral de todas las personas de no realizar conductas de discriminación hacia esos sectores de la sociedad, y en esa medida también haremos vigentes sus derechos humanos.

Por último, considerando que la Educación Inclusiva es un modelo educativo que trata de responder de la mejor forma posible a una educación de calidad para todos, significa que hay mucho por hacer, pero es necesario trabajar y ya, para que en breve todas las personas seamos incluidas en el derecho a gozar de la educación, y como el tema de los Derechos Humanos es Universal e interdependiente, también le toca a usted amigo lector “poner su granito” de arena, por lo que desde su hogar, su trabajo, en su familia, comparta con todos; que tenemos el derecho humano a recibir una educación inclusiva, ya que sumamos voluntades el eco de nuestra voz se verá reflejada en el sistema educativo nacional, quien es el encargado de implementar acciones positivas a favor de los menos afortunados, y ojalá en futuro cercano se cuenten con rampas, mobiliario y material didáctico, así como programas y planes incluyentes para todas las personas que se encuentra en esta, nuestra sociedad mexicana.

Gracias por su lectura. Los espero en la siguiente columna de este su Diario Síntesis. Hasta pronto estimado (a) lector (a).

Lic. Pascual Mendoza Miguel

Visitador Adjunto de la CDHEH