A raíz de la muerte de un compañero de la policía de Tula de Allende, elementos de seguridad municipal se manifestaron desde temprana hora del miércoles en la explanada de la presidencia para exigir mejores condiciones de trabajo en cuanto a uniformes, equipos y salarios.

El oficial José Alberto García Hernández, adscrito a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Tula, quien falleció en el Hospital General de Pachuca el pasado lunes tras permanecer por varias semanas en un estado de salud grave, fue baleado el pasado 19 de abril mientras realizaba un recorrido de seguridad y vigilancia en la colonia 62, en la comunidad de El Carmen.

Tras la muerte de su compañero, los oficiales se manifestaron después del cambio de turno para exigir al presidente municipal, Gadoth Tapia Benítez, se direccionen recursos para la entrega de mejores equipos, unidades nuevas y mejores salarios ya que señalaron hay varios elementos que no cuentan con radios o chalecos antibalas.

Desde temprana hora fueron atendidos por el secretario municipal, Alejandro Álvarez Cerón y la tesorera municipal, Gloria Figueroa Jiménez, a quienes también refirieron que el servicio médico con el que cuentan es deficiente y no se les entrega medicamento o  algunos tratamientos específicos por lo que deben de desembolsar de sus recursos para cubrir con ellos.

Entre otras peticiones, reclamaron se explique en que se está aplicando el recurso del programa Fortaseg ya que en otros municipios beneficiados se han visto los resultados y en Tula consideran que no.

Finalmente, añadieron que tras la muerte de su compañero, detectaron distintas anomalías tanto en el seguro de vida como en los servicios médicos desde que estuvo internado en el hospital regional, al igual, exigieron que se brinde apoyo a la familia y los hijos del ahora occiso.