En sesión solemne de la sexagésima tercera legislatura del Congreso del Estado, los titulares de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, entregaron la presea “Pedro María Anaya” al pintor y litógrafo de origen hidalguense, Leo Acosta y Falcón.

Durante la sesión que inició poco después del medio día, se dio a conocer que la sexagésima tercera Legislatura local reconoce a las mujeres y hombres hidalguenses que por su labor y contribución para que nuestra entidad destaque y avance en todos los campos, como en la educación, la ciencia, tecnología, deporte, arte y cultura.

Previo a la entrega de la medalla y pergamino, el gobernador del estado, Omar Fayad Meneses, recordó que este galardón que se entrega en vida, y ha sido para personajes  como el escritor Mario Trejo González, a la doctora Elisa Vargas Lugo Rangel, al ingeniero Agustín Straffon Arteaga, al profesor Plinio Noguera Salazar, al médico Jorge Berganza de la Torre, al periodista Miguel Ángel Granados Chapa, a los maestros, María Teresa Rodríguez y Gabriel Vargas Bernal, así como a los generales Juan Arévalo Gardoqui y Alfonso Corona del Rosal.

Se entrega anualmente en vida, a un ciudadano o ciudadana del estado de Hidalgo, destacado por su obra y aportaciones en las diversas áreas del conocimiento humano o el arte, que hayan redundado en beneficio de la entidad, o hayan coadyuvado al desarrollo de la misma”.

El galardonado, de quien se informó que nació en Alfajayucan en 1932, estudió en la Escuela Nacional de Pintura y Escultura “La Esmeralda” y cursó la carrera de Maestro Grabador en la Escuela Nacional de Artes del Libro. En su mensaje, hizo un llamado a los gobernantes, autoridades y ciudadanía en general a poder todos sus sentidos en hacer cosas positivas para el estado y el país.

Recibir este reconocimiento es un honor de mucha responsabilidad para la cultura de México e Hidalgo, porque la cultura se manifiesta en el ser humano en sus cinco sentidos, y sí hay quienes no lo reconocen o no hablan de ellos, no sé por qué, pero estos cinco sentidos se deben cultivar buscar y sentir porque nos hacen más sensibles y humanos,  y por eso doy las gracias  al gobierno del estado, y además les pido que pongan sus cinco sentidos en hacer cosas positivas para el estado”.

De igual manera, se dio a conocer que entre los certámenes de gráfica más importantes en los que ha tomado parte, figura la Onceava Bienal de Gráfica de Tokio, de 1979, y en ese año fue seleccionado por el Consejo Técnico para dirigir el taller de producción gráfica de la Academia de San Carlos. Ha asesorado y colaborado en la instalación de varios talleres de litografía, entre ellos el de Julio Prieto, el del OPIC y el de la Universidad Veracruzana, en Xalapa.