Tulancingo.- Tras el reciente intento de linchamiento en la comunidad de Santa María Asunción perteneciente a Tulancingo, el presidente municipal, Fernando Pérez Rodríguez, explicó que aunque la molestia de quienes han sido víctimas de delitos es comprensible, no se permitirá la violación de las normativas y evitar que ciudadanos honrados se conviertan en parte de los grupos delictivos o se vean involucrados en asesinatos.

El camino jamás será hacer justicia por propia mano, el exhorto para la población es continuar colaborando con las autoridades mediante las denuncias correspondientes, la participación en los grupos vecinales de vigilancia y el uso de las nuevas tecnologías para la búsqueda de atención inmediata”, indicó el alcalde.

Indicó que se reforzará la seguridad, la gestión para la adquisición de patrullas para atender zonas prioritarias como: Tepalzingo, Santa Ana Hueytlalpan y Santa María Asunción y la implementación de programas del delito aunado al apoyo del estado con la instalación de botones de pánico, arcos detectores en carreteras y cámaras de seguridad.

Tenemos que reconocer lo que está ocurriendo, estamos ocupados en el tema, hay avances en productividad policiaca, seguiremos con el mando coordinado para hacer un frente común y no bajar la guardia, llamo a los presidentes municipales vecinos a hacer un trabajo coordinado”.

De igual manera, Pérez Rodríguez refrendó su compromiso como parte de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM), para dar seguimiento al utilizar foros nacionales y crear protocolos en materia de combate y prevención del delito, en los que se revise y aplique las normativas del nuevo sistema de justicia penal.
Al fijar su postura, indicó que el municipio reforzará actividades de cohesión social mediante actividades culturales, recreativas y deportivas para incidir en la familia y reducir índices delictivos.

Cabe mencionar que, el intento de linchamiento en la comunidad de Santa María Asunción, se suscitó en la madrugada del miércoles 30 de mayo, donde se reportó que unos 150 habitantes de la comunidad, tenían retenida a una persona, por lo que acuden elementos de seguridad pública de Tulancingo, quienes al llegar, ven al grupo de vecinos que comienzan a dirigirse hacia el centro de la localidad, dejando a una persona del sexo masculino tirada sobre la carretera, justamente a la entrada a la población.

El sujeto de entre 25 a 30 años de edad y con aspecto indigente, presentaba dos heridas lacerantes de aproximadamente dos centímetros cada una a la altura del tórax y contuso cortante en ambas cejas, fractura en región frontal de cráneo y contusiones en varias partes del cuerpo.

En una semana, esta es la segunda persona detenida por pobladores de la comunidad que amagan con lincharlas.