Legisladores locales emiten posicionamiento con condena por la política migratoria de los Estados Unidos de Norteamérica por los hechos registrados en centros de detención de la Unión Americana con la separación de menores de sus familias en condiciones de ingreso ilegal al vecino país del norte.

En tribuna el legislador local del grupos parlamentario del PRD e integrante de la junta de gobierno, Marco Antonio Ramos Moguel, al dar lectura al documento con el posicionamiento del Congreso del Estado, señaló que desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos comenzaron a ocurrir detenciones arbitrarias de migrantes en las calles y centros de trabajo, y la justificación ante estas medidas del presidente Trump, es la advertencia de no permitir que su país se convirtiera en un ‘campo de migrantes’ ni centro para recibir refugiados.

La política de ‘Cero Tolerancia’ en contra de los migrantes indocumentados que son capturados en la frontera entre México y Estados Unidos, tratándolos como criminales. Bajo esta política, los indocumentados detenidos son procesados legalmente y enviados a prisión”.

El legislador, añadió que de acuerdo condatos oficiales del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, reflejan que entre el 5 de mayo y el 9 de junio del presente año, han sido separados 2 mil 342 niños de sus familiares en la frontera y se encuentran en centros de detención en el estado de Texas.

La Secretaria de Relaciones Exteriores del Gobierno de la República (SRE) menciona que al menos deluno por ciento de estos casos se trata de niños con nacionalidad mexicana, y lo más lamentable e indignante, es que los menores son alojados en almacenes y algunos de ellos, son colocados en recintos divididos a modo de jaulas, lo cual se asemeja a campos de concentración”.

Afirmó que por lo anterior los integrantes de la sexagésima tercera legislatura, acordaron expresar su más enérgica y firme protesta por la situación humillante que están viviendo las familias migrantes en los Estados Unidos de Norteamérica, además de pronunciarse a favor de los derechos humanos de todas las personas, exigir especial atención en el reforzamiento de los mecanismos de protección de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, así como para condenar y rechazar enérgicamente la política migratoria de “Cero Tolerancia” y las medidas emprendidas por el gobierno de los EU, en las que se separan a las familias migrantes en la frontera, violentando sus derechos humanos.