La reciente elección local que acaba de ocurrir en el estado de Hidalgo, trae como consecuencia una reconfiguración en los órganos de representación.  Esto es, los ciudadanos hidalguenses votaron – en un efecto cascada – por Morena en el ámbito federal (Presidente, Senadores y Diputados Federales) pero también en la elección local de diputados.

Derivado de esta situación los hidalguenses tendremos por primera vez un congreso local integrado mayoritariamente por un partido político distinto al del gobernador. Es decir, lo que ocurrió por primera vez el país en 1997 cuando en la Cámara de Diputados el PRI perdió la mayoría. Este capítulo de la historia de México se repica en el ámbito local después de 21 años. Esto pone de manifiesto que las grandes transformaciones políticas del país tardan años en llegar a los estados. Cuál más, cuando se trata de entidades dominadas políticamente por élites que  impiden la competencia democrática.

Para dar una idea del dominio en el Congreso Local por parte del partido dominante en el estado de Hidalgo, se puede ver el siguiente cuadro.

 

Cuadro 1
Número de Diputados Locales de Mayoría 1996 – 2018
por partido político en el estado de Hidalgo

 

Año Diputados

Locales

PRI

Diputados

Locales

PAN

Diputados

Locales

PRD

Diputados

Locales

Morena

1996 18 0 0 NR
1999 16 2 0 NR
2002 18 0 0 NR
2005 18 0 0 NR
2008 18 0 0 NR
2011 16 1 1 NR
2013 18 0 0 NR
2015 12 5 1 0
2018 1 0 0 17
                Fuente: Elaboración propia con información.
*El Congreso Local del estado de Hidalgo está integrado por 18
Diputados de Mayoría Relativa y 12 de Representación Proporcional

 

Con la información del cuadro anterior se puede apreciar que desde 1996, el PRI ha sido un partido dominante en el Congreso Local. Gana en 1996, 2002, 2005, 2008 y 2013 todas las curules de mayoría. Lo hace, incluso, ocupando una fórmula (legal pero mañosa) para tener una sobrerepresentación. Esto es, en 1996 y 1999 compite de manera solitaria por las posiciones referidas pero a partir de 2002 encuentra la posibilidad de ir a la contienda electoral a través de una coalición con sus aliados (PVEM y Nueva Alianza) para algunos distritos. Con ello logra un doble objetivo, no perder el control político del Congreso y además aspirar a otras curules gracias a la representación proporcional.

De tal manera, que esas fórmulas  ventajosas han llegado a su fin con una abrumadora victoria electoral de Morena en la elección pasada. En donde por primera vez Morena será la fuerza política dominante en un espacio que parecía reservado para el PRI y sus aliados.

Estos cambios además, tejen la posibilidad de una posible alternancia política dentro del territorio estatal que se ha mantenido al margen de algunos cambios políticos como ocurre en todo el país. Baste decir que Hidalgo, Coahuila y Estado de México son las únicas entidades que no han tenido alternancia en el poder ejecutivo local.

 

Twitter: @2010_enrique

lore750715@gmail.com 

COMPARTIR