Este lunes celebrarán una encerrona los empresarios de la Coparmex Hidalgo y los candidatos a diputados federales y senador electos, todos ellos de Morena.

Capturan la atención dos aspectos de la reunión: que sea a puertas cerradas, es decir, sin acceso a los medios de comunicación –los que acudan deberán esperar a que termine la reunión, ya muy tarde en muchos casos, para hacer entrevistas-, y que ahora sí, ya electos, los candidatos de Morena acepten entrevistarse con empresarios.

En el primer aspecto, el de puertas cerradas, despierta suspicacias el hecho de que no se permita la presencia de los medios de comunicación en este téte a téte entre dueños de las empresas generadoras de riqueza y empleo, y quienes, como simples candidatos, no mostraron interés en su momento en conocer las posturas empresariales.

Los candidatos de Morena no asistieron a los foros con candidatos organizados por la Coparmex, salvándose de la crítica, por ignorantes, que se llevaron algunos de los que sí asistieron, y ¿perdiéndose la oportunidad de convencer, son argumentos válidos, a posibles electores? ¿Confiados ya en el arrase de Morena, más allá de los candidatos propuestos?

La ausencia de los morenistas en estos foros llamó la atención de los empresarios y de los medios de comunicación; los primeros coincidieron en señalar el bajo perfil de los candidatos en lo general –salvo algunas y contadas excepciones-, mientras que los segundos nos quedamos con las múltiples preguntas vinculadas al hacer de los sectores productivos y la economía del país.

Previo a los foros, se nos dijo, los empresarios expondrían a los candidatos sus inquietudes, dudas, propuestas y posturas, lo que finalmente dio paso a exposiciones individuales de los candidatos sobre preguntas y temas concretos elegidos por la Coparmex.

Ahora se nos comenta que en esta reunión, a puertas cerradas, los empresarios expondrán su postura a los ya electos legisladores en materia fiscal, de regulación oficial, laboral, económica en general, entre otras. ¡Lástima, Margarito! Los reporteros no nos enteraremos al momento de ocurrir… ni podremos cuestionar al momento de escribir.

Indudable es suponer que con los próximos legisladores hidalguenses en las cámaras de Diputados y Senadores sentados a la mesa, los empresarios no se andarán por las nubes sino plantearán, con pelos y señales, la problemática que les aqueja, para que sea considerada por quienes ocuparán las curules legislativas.

También es de suponer que en sus exposiciones, los legisladores electos habrán de resolver muchas dudas empresariales, en especial, las que atañen a la economía en el país e, indudablemente, a la descentralización del gobierno de la república y sus impactos económicos.

Es una lástima que el organismo empresarial que tradicionalmente pugnara por la transparencia, por la rendición de cuentas y en contra de la corrupción, aceptara que la reunión se celebre a puertas cerradas, como seguramente fue  solicitado por la contraparte.

Pero más lastimoso resulta que en la relación empresarios-legisladores se siente el precedente de negociar “en lo oscurito”, una práctica que tan malos resultados ha dado al país.

Pero en fin, así están las cosas.

 

✉ dolores.michel@gmail.com

COMPARTIR