Como un hecho bochornoso, que ojalá y no se repita, pues echa por tierra al atractivo que ofrece Hidalgo a los inversionistas, de ser una entidad con seguridad y paz social, consideró el sector empresarial el zafarrancho suscitado este martes en el Congreso del Estado, entre diputados locales electos y fuerzas del orden.

Los legisladores electos, más allá de colores partidistas, “deben respetar la actividad legislativa de quienes hoy ocupan el congreso; ya iniciarán ellos su labor y podrán legislar, reformar y hacer cuanto cambio de carácter legal consideren necesario”, afirmó el presidente de la Coparmex Hidalgo, Ricardo Rivera Barquín.

Causar destrozos en el recinto legislativo no es la manera de protestar, se dijo, de quienes deben ya olvidarse de los partidos que les postularon y asumir un único compromiso: trabajar a favor de quienes, con su voto, les eligieron.

La violencia nunca va a ser buena”, dijo el empresario, quien dijo esperar que lo ocurrido el martes en el recinto legislativo, donde diputados electos causaron destrozos y las fuerzas del orden usaron gases lacrimógenos y macanas para contenerlos, “nunca más se repita”.

A pregunta expresa, Rivera Barquín se dijo esperanzado también en que actitudes violentas de este tipo no se repitan en otros puntos del país, como característica del gobierno electo el pasado 1 de julio. “Para que exista inversión, y bienestar para todos, debe haber seguridad, paz social”.

Exhorta CCEH a una transición ordenada

Por su parte el presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Hidalgo (CCEH), Edgar Espínola Licona, lamentó igualmente lo ocurrido y exhortó a los diputados locales electos a contribuir para llevar a cabo una transición gubernamental ordenada.

Los empresarios hidalguenses rechazamos acciones que fomenten incertidumbre en las inversiones que llegan, que se encuentran aquí,  y que en una suma de esfuerzos generamos en la entidad”, desarrollo económico que se pone en riesgo con movimientos como el ocurrido, que propician desestabilidad social y falta de credibilidad en las instituciones.

El sector empresarial, abundó, “seguiremos siendo un eje de apoyo para los distintos niveles de gobierno; reconocemos la voluntad de la ciudadanía y nos sumamos como agentes de desarrollo y crecimiento, e invitamos a los legisladores electos a formar un congreso maduro, que trabaje por los intereses generales y no por los de un grupo, pues al ser elegidos se vuelven legisladores para todos y todas las hidalguenses”.