Confieso haber escuchado el nombre, pero nunca haberle puesto atención al personaje. A Chavela Vargas, a la que cantaba con dolor, a la que muchos de mis amigos escuchan en las fiestas ya muy avanzado el festejo o cuando simplemente andan “dolidos”.

Este fin de semana llega a las salas de cine de nuestro país la película de la documentalista estadounidense Daresha Kyi, y de la cineasta estadounidense Catherine Gund, titulado simplemente “Chavela Vargas”.

Gund había conocido en 1991 a la intérprete de origen costarricense, pero de nacionalidad emocional mexicana por convicción, porque cómo ella solía decir “un mexicano nace donde se le pega la rechingada gana”.

En este viaje, la cineasta tuvo la oportunidad de entrevistar al ícono formado en México, cuando volvió a los escenarios tras superar su alcoholismo, el cual la mantuvo casi 12 años alejada de su público que tanto la apreciaba.

Tomando como base este material inédito, es que Gund se acerca a Kyi y deciden armar este documental que se sustenta de entrevistas y mucho material fotográfico y audiovisual inédito sobre la carrera y vida de la inigualable Chavela.

Llama la atención como las directoras dan su justo tiempo a cada etapa de vida que quieren contar, dan tiempo y espacio necesario con un ritmo puntual y que, para neófitos como yo en el tema de este gran personaje artístico, no solo nos devela su vida, sino su importancia en la música regional mexicana.

Aunque suene extraño, el gran acierto es la misma Chavela, y es que el recurso de usar sus testimonios como puntos de partida dan fe a cada cosa que se va contando, y sobretodo, inyecta de jocosidad y picardía la pantalla cada que aparece, pero también, de mucha tristeza y soledad.

Y es que ese es el gran protagonista de este trabajo documental, cómo la soledad fue el factor primordial en su vida, en sus amoríos, en sus canciones y en su misma personalidad, la cual se explora de forma bastante transparente junto al tema de su homosexualidad, y como sirvió de ejemplo para la comunidad LGBTTI.

También se explora el paso de Chavela en el mundo no solo de la música en México, sino su influencia y roce con personalidades tanto del medio artístico como de la cultura nacional.

Si ya conoces a Chavela, seguramente no te contarán nada nuevo, pero es un gran viaje para redescubrir a su persona y su importancia a nivel mundial como artista.

Y si no la conoces, como yo, el documental no solo nos presenta al personaje, sino a la artista, de quien honestamente, saliendo de la sala de cine, me dieron ganas de ir por una botella de mezcal y poner en Spotify sus canciones.

¿Verás este documental? ¡Sigamos la conversación en Twitter: @AlbertoMoolina!

COMPARTIR