En el documental “The Story of Us“, de la cadena National Geographic, el actor Morgan Freeman habla de la libertad y los lazos afectivos que unen a los seres humanos, pero también habla de los sentimientos opuestos: el origen de la violencia y cómo es que el ser humano ha tratado con ella.

En uno de lo episodios, se entrevista con Paul Kagame, el Presidente de Rwanda. La guerra civil en ese país costó la vida de alrededor de un millón de personas, víctimas de la violencia racial durante el anyo de 1994. Existen diversos testimonios sobre cómo se gestó y desarrolló una escalada de violencia desmesurada en contra del grupo Tutsi por parte de los Hutu, el grupo en el poder. Incluso algunos de los oficiales enviados por la ONU a “pacificar” la región, hablan sobre el terrible choque psicológico producido al presenciar durante meses un país literalmente cubierto de cadáveres. Algo se “rompe” en la psique humana cuando se obliga a un individuo a presenciar la muerte día tras día…

Al final de dicho capítulo, dos miembros de los grupos antagonistas durante la guerra civil, se reúnen en una ceremonia para conmemorar a las víctimas de la masacre. Aún no teniendo relación alguna con ninguno de los grupos, es duro imaginar lo que les costó darse la mano y optar por una amnistía en favor de la paz. Han elegido vivir en paz, en lugar de seguir luchando por tiempo indefinido.

En nuestro país, se ha librado una “guerra” en contra del narcotráfico que ha dejado una enorme cantidad de víctimas por parte de la ciudadanía. La cifra estimada es de más de 250 mil personas muertas durante casi doce años. Es decir, que en nuestro país ¡ha habido en promedio, más de 20 mil víctimas del narcotráfico cada año durante los últimos dos sexenios!…

Cada vez que se consulta a un “alto mando” militar, la respuesta es la misma: “el estado debe incrementar su poder de fuego para responder a la violencia del narco”. Es decir, se perpetúa la escalada de violencia hasta el infinito. Cuántas víctimas más se requieren para que se cambie la estrategia? Es evidente que ésta NO ha tenido éxito.

Einstein solía decir que: “locura es repetir lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes”. Durante más de doce años se ha hecho exactamente lo mismo. Ha llegado la hora de intentar estrategias distintas: hablemos de amnistía, con la seriedad debida.

COMPARTIR