Al asegurar que en la Sierra y Huasteca hidalguense se encuentra una gran cantidad de gas húmedo y condensado susceptible a ser explotado mediante el Fracking, el diputado electo de Morena por el distrito 01 con cabecera en Zimapan, Víctor Guerrero Trejo, afirmó estar en desacuerdo con esa forma de explotación de los hidrocarburos en la entidad.

Luego de afirmar que cuenta con estudios en ingeniera minera y metalúrgica, explicó que esta técnica parte de la perforación de un pozo vertical hasta alcanzar la formación que contiene gas o petróleo, para lo cual se fractura la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión que fuerza el flujo y salida de los hidrocarburos de los poros.

Sin embargo, este flujo disminuye muy pronto, por lo cual es necesario perforar nuevos pozos para mantener la producción de los yacimientos, por lo que la fracturación hidráulica conlleva la ocupación de vastas extensiones de territorio y el uso de miles de metros cúbicos de agua.

Por lo anterior, manifestó que se pronuncia en contra de que en la entidad se realice o pretenda la explotación de los hidrocarburos por medio de dicha técnica, además de manifestar que de esa manera se solidariza también con la ciudadanía de los cinco municipios de la Huasteca Potosina, en donde se mantienen en resistencia contra este método prohibido por sus efectos nocivos en Europa.

La aplicación de la política energética el Estado debe asegurar el respeto y garantía de los derechos humanos y en específico el de los pueblos indígenas y campesinos al manejo de sus tierras, territorios y recursos naturales, además se deben tomar en cuenta los impactos socioambientales del uso de la fracturación hidráulica, como la disminución en la disponibilidad del agua, contaminación de las fuentes naturales de agua entre otros factores”.

Por último, afirmó que de acuerdo con datos de  la agrupación Alianza Mexicana contra el Fracking, desde 2003 se ha perforado pozos de hidrocarburos al este de la República Mexicana bajo esta técnica que Pemex ha relegado a grandes corporaciones petroleras extranjeras como Halliburton, Schlumberger o Baker Hughes para su perforación y explotación.