Con un perfil socio económico robusto, y una cobertura alta de servicios básicos que lo sitúan como uno de los municipios menos marginados a nivel nacional, la ciudad de Pachuca recibió la calificación de la calidad crediticia por parte de la consultora Fitch Ratings como nula de endeudamiento, liquidez destacada y fortaleza recaudatoria.

Tras colocarse por segundo año consecutivo por arriba de la mediana del Grupo de Municipios Calificados, en la tabla de atribuciones se destacó que el ayuntamiento se encuentra libre de endeudamiento.

Además, Fitch consideró la relevancia económica del municipio, que al ser capital del estado de Hidalgo, cuenta con un perfil socio económico robusto y una cobertura alta de servicios básicos, que lo sitúan como uno de los municipios menos marginados a nivel nacional.

De acuerdo con el municipio, derivado del recorte de recursos estatales a finales del 2016, el ayuntamiento recurrió a un crédito simple de corto plazo a través del Estado con Banorte, por 35 millones de pesos, y con una tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio del 1.3%.

La situación de esta deuda al 31 de diciembre de 2017, fue de 11.6 millones de pesos; sin embargo, al 30 de junio de 2018, el ayuntamiento de Pachuca logró liquidarlay no se presupuesta endeudamiento de largo plazo en 2018”.

Respecto a los gastos de Pachuca, pensiones y jubilaciones etiquetadas como parte del gasto corriente, se registró que durante el 2017 se erogaron 52.6 millones de pesos, incrementando un 14.5% respecto a 2016. Al no haber un sistema de aportaciones, el pago no fondeado de pensiones y jubilaciones representa una contingencia para las finanzas municipales en el largo plazo.

Por otra parte, durante 2017, la recaudación de impuestos de Pachuca fue de 181.9 millones de pesos, de los cuales el pago de predial tuvo un incremento de 4.3% anual, derivando en un incremento en ingresos propios por el 6.7% anual; sin embargo, registró una caída del  8.3% anual por la disminución de recursos estatales para el pago de gasto operativo.

Los Ingresos Fiscales Ordinarios se incrementaron un 9.7% anual, y tuvieron una tasa media anual de crecimiento  en el periodo 2013 a 2017 de 3.7%, inferior a la taza del gasto operativo que fue de 5.9%.