En la película “Danza con lobos”, se narra la historia de un teniente del ejército estadounidense que es enviado a territorio Sioux en 1863 para cuidar de un fuerte militar solitario en plena guerra civil. Poco a poco el personaje se integrará al pueblo Sioux y terminará descubriendo que se siente más ligado a él, que al país que había jurado defender. En una de las escenas, el teniente acompaña a la tribu a cazar bisontes, cuya carne y pieles les ayudarán a sobrevivir el duro invierno. Durante la cacería el protagonista salva la vida de un joven guerrero que estaba a punto de ser embestido por uno de los bisontes. En la confusión del momento, pierde el sombrero de su uniforme, para descubrir más tarde, que uno de los hombres del pueblo lo ha tomado y lo usa como si fuera suyo. Al pedirle de regreso la prenda, se da cuenta que, de acuerdo a las costumbres del pueblo, el sombrero ya no le pertenece y que, a su vez, debe pedirle alguna prenda al hombre, para así cerrar un pacto entre caballeros. El trueque culmina cuando el otro guerrero le entrega un pectoral construido con colmillos de diferentes presas. Otro miembro de la tribu comenta:

!Eso fue un buen trueque!

Esta anécdota ejemplifica a qué nivel opera lo que denominamos “usos y costumbres” de los pueblos originarios de diferentes regiones. Cada uno está esperando que “el otro” responda justo como él se imagina que lo hará.

Recientemente se han suscitado terribles episodios de furia desatada en algunas localidades del territorio nacional, donde la población ha tomado la justicia en sus manos, ante lo que algunos consideran una verdadera ausencia del estado. La percepción existente en el nivel de corrupción de los cuerpos policiacos y ministerios públicos, alimentada por lo que ciertos analistas denominan “fake news” circulando en las redes, ha desembocado en horrendos linchamientos que recuerdan las ejecuciones de las “brujas” de Salem en 1693. Los usos y costumbres locales pueden llegar a ser bastante brutales. Me vienen a la memoria las palabras de Cromwell: “te suplico, por las entrañas de Cristo, que consideres que puedes estar equivocado”. La justicia no debe estar sujeta a interpretaciones regionales.

Esta realidad representa un reto más para el gabinete entrante, pero al mismo tiempo será una oportunidad de tender puentes de entendimiento en este hermoso, pero tremendamente complejo país, que es México.

 

 

✉️ carlos.soto.cs8@gmail.com

Twitter: @Cs8Soto

COMPARTIR