Con 3.8 suicidios por cada 100 mil hidalguenses, este problema de salud pública en México registra uno de los índices más bajos en el estado, ubicando le en el sitio 26, por debajo de la tasa promedio nacional de 5.1 suicidios por cada 100 mil mexicanos.

Con motivo del Día Mundial de Prevención del Suicidio, que se conmemora este lunes 10 de septiembre, el Inegi difundió cifras sobre este problema que aqueja principalmente a los varones, pues ocho de cada 10 personas que se quitan la vida son hombres.

Se ubica Hidalgo muy por debajo de entidades como Chihuahua, con la tasa más alta, de 11.4; Yucatán, con 10.2 y Aguscalientes, con 9.6 suicidios por cada 100 mil habitantes, pero por encima de los estados de Guerrero, con 2.1; Veracruz, con 2.5 y Oaxaca, con 2.9 casos.

El suicidio es considerado como un grave problema de salud pública en el país, en donde ocurren 5.1 casos por cada 100 mil habitantes, ocho de cada 10 de ellos, de varones, alertó el Inegi este lunes 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio.

Con cifras de 2016, el Inegi informa que de los 6 mil 291 fallecidos por suicidio ese año 5 mil 116 eran hombres, lo que se traduce en que de cada diez suicidios ocho fueron cometidos por hombres y dos de ellos, mil 173 en total, por mujeres.

En relación a la edad, reporta el Inegi que es los jóvenes de 20 a 29 años el rango de edad en el que se presentan las tasas más altas de suicidios. En 2016 la tasa en el grupo de 20 a 24 años fue de 9.5 por cada 100 mil jóvenes, y de 8.2 en jóvenes de 25 a 29 años.

Entre las causas que originaron los suicidios en este grupo de población estuvieron los problemas familiares, amorosos, depresión y ansiedad, el abuso de alcohol y drogas, entre otros.

En tanto, en las mujeres, la tasa más alta se presenta en el grupo de edad de 15 a 19 años con cuatro suicidios por cada 100 mil mujeres.

Resalta el Inegi que en la población mayor de 65 años la tasa de suicidios por sexo presenta diferencias significativas; mientras que en los varones la tasa de suicidios es de 10.5 por cada 100 mil, en las mujeres esta tasa es de solo 0.7 puntos.

Diversas estrategias de intervención incluyen en sus medidas de prevención la vigilancia y restricción a medios que suelen ser utilizables para quitarse la vida, por lo que es necesario tener información que permita identificarles.

Para 2016 el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación se sigue presentando como la principal práctica para el suicidio, con 80.8 por ciento del total de suicidios ese año, seguido del disparo con arma de fuego, con 7.7 por ciento, según el Inegi.

Por sexo, el principal método utilizado por los hombres es el ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación, con 82.2 por ciento, y sólo 8.8 por ciento de ellos utilizó el disparo con arma de fuego.

En tanto, en las mujeres, el 74.5  por ciento recurrió al ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación, y el 18.3 al envenenamiento con  plaguicidas, químicos, drogas, medicamentos y otras sustancias.