El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) exhortó a los trabajadores del volante a tener cuidado con complicaciones de salud debido al extenuante trabajo que realizan y las consecuencias del mismo, pues los accidentes son solo cuestión de un pestañazo, ya que por la monotonía del camino el operador puede quedarse dormido y ocasionar un accidente.

El IMSS detalló que cientos de personas diariamente manejan un vehículo automotor, actividad  que ocupa la mayor parte de su tiempo, ya sea porque son operadores del transporte público, repartidores de mercancías, entre otras ocupaciones, lo cual significa estar expuestos a desarrollar enfermedades.

Uno de los impactos en la salud de los choferes, es desarrollar sordera del oído izquierdo, pues según la coordinadora Auxiliar de Salud Pública del IMSS en Hidalgo, Elvia Elvira Escobar Beristaín, “es por la necesidad de manejar con la ventanilla abierta“.

La especialista apuntó que el exceso de horas sentado al volante es un factor importante para que se desarrollen lumbalgias a mediano plazo, pero también se pueden presentar hernias discales, así como obesidad, que son determinantes al acentuar problemas en el organismo.

Escobar mencionó que los padecimientos asociados a la columna y próstata en los trabajadores del volante también registran un porcentaje superior con relación a la media de la población.

En los conductores existen otros problemas como los psicosociales, debido a que los afecta la inestabilidad laboral, la remuneración en función de la productividad, lo cual obliga a esos empleados a manejar hasta 12 horas una unidad, con el consecuente sedentarismo y el aislamiento, que son constantes.

Por ello, el IMSS recomienda acciones preventivas a los choferes, como generar pausas que ayuden al conductor para estar en compañía de su familia, además de implementar medidas de tipo ergonómico en los coches para evitar el exceso de fatiga física y mental, que hagan de esta actividad un trabajo mortal.

Escobar Beristaín exhortó a los conductores a acercarse a la Unidad de Medicina Familiar de su adscripción para recibir atención médica de calidad, ya sea para prevenir o combatir los padecimientos propios de la actividad que desarrollan.