Al afirmar que la legislación tiene una consecuencia directa en la ciudadanía, y por eso debe ser un ejercicio de responsabilidad, la secretaria general del Partido Revolucionario Institucional en el estado, Erika Rodríguez Hernández, manifestó que los actuales tiempos de transición, requieren tanto madurez política como conocimiento de hecho.

La ex diputada federal añadió que ante los cambios que se han dado y que han dado un vuelco en la actividad política del estado y el país, la actualidad ya no permite improvisaciones, jaloneos o arrebatos mediáticos o parálisis, que den paso o propicien una desaceleración del crecimiento y desarrollo que se está logrando en el estado.

Es por eso que en el Partido Revolucionario Institucional hemos mantenido una tradición legislativa basada en el diálogo, la propuesta y el consenso, además de que hemos estado en ambos lados de la tribuna como oposición y gobierno y en los dos hemos consolidado a través de acuerdos”.

Así también, manifestó que es por ello que el trabajo parlamentario en los tiempos actuales requiere de especialización de la técnica al afirmar que al final del camino, en cualquiera de sus niveles tiene una consecuencia directa en la ciudadanía, por lo cual debe ser un ejercicio serio y de gran de responsabilidad entre quienes tienen el deber de practicarlo luego de haber sido elegidos en las urnas.

En ese sentido, la secretaria general del tricolor en la entidad, refirió los logros del gobierno encabezado por Omar Fayad Meneses, han tenido avances son significativos, y que  su segundo informe está basado en indicadores de desempeño que cambian realidades y trasforman al estado, especialmente en materia de  la estabilidad y paz social  que han sido dijo  los elementos que dan confianza a los inversionistas que ya están generando empleos y en consecuencia el bienestar de las familias.

Es por eso que podemos asegurar que la vía para construir mejores condiciones son aquellas donde se respeta el marco normativo y se atiende a los procesos, por lo cual el trabajo parlamentario debe tener en primer lugar el desarrollo y bienestar de las y los ciudadanos sin importar filiaciones políticas”.