Pachuca.- Asegura el dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática, que al interior de su instituto político ya se trabaja para poder superar lo sucedido en las urnas en julio pasado y de esa manera regresar fortalecidos al escenario político del país para poder ser nuevamente la mejor de las opciones políticas y de gobierno.

En ese sentido se manifestó el dirigente estatal del Partido del Sol Azteca, Héctor Chávez Ruiz, al referir que en su caso están conscientes de que tanto las derrotas como los triunfos políticos no son para siempre y que por ello desde el pasado primero de julio han comenzado a delinear todas y cada una de las acciones que les permitan regresar a los cargos de gobierno.

“Y por eso lo que sigue es mucho trabajo, porque hay muchas ganas de salir adelante después del tropiezo que tuvimos el pasado primero de julio, y es por eso que en el partido desde el momento en que no fuimos favorecidos comenzamos a redoblar esfuerzos para que de alguna manera podamos recomponer muchas cosas al interior y eso nos de fortaleza para enfrentar los retos políticos que se avecinan”.

Chávez Ruiz, añadió que en política es sabido que hay coyunturas de triunfo y derrota y que estas no son para siempre por lo que se han propuesto trabajar para que al momento de regresar a los escenarios electorales, lo puedan hacer con la fuerza suficiente que les permita lograr los triunfos necesarios y cumplir así sus metas, tanto de partido como de apoyo a la ciudadanía en general.

“Sabemos que se debe se trabajar sin descanso y estar cerca de la ciudadanía de manera permanente no solamente para escuchar sus demandas y sugerencias sino también para darles alternativas de solución a sus problemas, ya que solamente con ello se gana su confianza y el apoyo incondicional para poder regresar a ser la mejor de las opciones políticas”.

Por último el líder estatal del Partido del Sol Azteca, afirmó que al mismo tiempo serán vigilantes de las acciones de sus representantes populares ya que ese es uno de los aspectos que refuerza la confianza de la población hacia los institutos políticos ya que dijo ha quedado demostrado que aquellos que no cumplen o los tratan mal, lo pagan al momento de las elecciones.