Faltan sólo dos semanas para que dé inicio la Feria de San Francisco, Pachuca 2018, y todo es actividad con los preparativos de este evento, uno de los más importantes en el país.

Y los comentarios de “¡ya viene la feria!” son recibidos con sonrisas y regocijo, entre los peques, principalmente; con ilusión por algunos vecinos de las colonias aledañas, que en esos días hacen su propia “feria”, pero con preocupación y malestar por muchos más, que saben que serán semanas, sobre todo fines de semana, de conflictos e inseguridad.

¿Pero por qué un evento de fiesta, de alegría y disfrute, puede trastocar negativamente las actividades de las familias vecinas al recinto?

A solicitud de los vecinos utilizo este espacio para exponer situaciones que posiblemente sean desconocidas o minimizadas,  por quienes deben remediarlas.

En primer lugar está el tema de la seguridad, del robo y daños a los vehículos de los vecinos, de la invasión de las áreas de estacionamiento y de los pleitos que se suscitan entre grupos de asistentes a la feria, que al salir en estado de embriaguez confunden las calles con ring para sus pleitos.

Demandan los vecinos que se repitan los recorridos peatonales de policías por las calles, emprendidos el año anterior, pero que se extiendan a toda la madrugada, tanto para evitar robos de autos, como el que personas ebrias manejen y golpeen los autos estacionados, además de poner fin a los pleitos. Estos recorridos apoyarían también a las taquerías, fondas y tiendas de abarrotes que durante la feria dan servicio hasta la madrugada.

En segundo lugar está el tema de la vialidad. La elevada afluencia que registra este evento, de viernes a domingo, origina que las calles, de tránsito doméstico en la colonia Juan C. Doria, sean confundidas con bulevares y avenidas poniendo en riesgo la seguridad de los peatones, o en las horas pico, congestionen el lugar y dificulten las actividades cotidianas de los vecinos.

Abrir más acceso a la feria, además del principal, ya sea por el bulevar Felipe Ángeles o por Colonias, agilizaría el ingreso y distribuiría la necesidad de áreas de estacionamiento en un perímetro más amplio.

La basura es otro punto que molesta a los vecinos; las calles amanecen cubiertas de vasos de cerveza, de botellas de vidrio rotas, de orines y hasta excremento. Coinciden además las corridas de toros con la proliferación de moscas “panteoneras”.

La música, en volumen intenso y que se prolonga hasta la madrugada, afecta a los vecinos de colonias como Geo, Juan C. Doria y Colonias, donde hay ancianos, personas enfermas, bebés, niños en edad escolar “y gente que se levanta temprano para irse a trabajar”. Bajar el volumen de la música pasadas las 22:00 horas, sería muy agradecido por el vecindario.

Son estos aspectos que deben cuidarse para que realmente sea el evento una “Feria de todos”, y que la disfruten todos.

 

✉️ dolores.michel@gmail.com

COMPARTIR