A pesar de que sus principales actores lo nieguen y defiendan, sus posturas, como lo han hecho hasta el momento con la defensa de sus argumentos para que sus fracciones y partidos encabecen el primer año de las actividades legislativas por medio de la presidencia de la junta de gobierno, lo cierto es que todo el espectáculo que han dado en el Congreso del Estado solamente demuestra que los verdaderos intereses están muy alejados de sus verdaderos objetivos, y de las mayorías a las que realmente se deben los diputados.

Lo sucedido hasta el momento demuestra también que los legisladores han estado totalmente alejados, no solamente de la labor a realizar sino que han olvidado que una vez electos los integrantes del poder legislativo, al igual que el ejecutivo y judicial, deben olvidarse de filias y fobias que enfrentaron durante el proceso de elección para ser favorecidos con el voto popular y llegar al Congreso del estado para legislar para todos, y eso quiere decir hasta para quienes militan o simpatizan con otras fuerzas políticas y hasta de aquellos que no votaron por ellos ni están de acuerdo con sus ideas.

Pero ante los actuales acontecimientos, todo hace ver que lo menos importante es la manera en que se va a trabajar porque es más que evidente que cada grupo legislativo, de acuerdo a sus intereses, ha marcado su terreno, han definido su forma de actuar, de acuerdo a los intereses de los grupos a que pertenecen o representan, lo cual al final deja en medio a la población que es la que debe recibir todos los beneficios de la labor que se realiza en el poder legislativo de la entidad.

Pero los acontecimientos que se han desarrollado desde el pasado primero de septiembre y que no han dejado que se instale de manera correcta la nueva legislatura local, y que han destacado a Hidalgo no solamente a nivel nacional sino también internacional, demuestran la falta no solo de capacidad sino también de acuerdos para sacar adelante al  estado y sus habitantes, los cales al final son los que menos parecen interesar en estos momentos donde dejan ver que su prioridad es tener bajo su mando el primer y más importante de los cargos en este poder del estado.

Lo peor de todo es que aún falta la asignación de las diferentes Comisiones, las cuales también tienen su peso y valor político por la influencia que tienen para la toma de decisiones importantes, y para las cuales se espera unan nueva etapa de diferencias respecto a los intereses de grupo que cada fracción partidista obedece y que o niegan y negarán a pesar de las evidencias y circunstancias y las acusaciones que se hacen unos a otros en ese sentido.

La realidad es que con esta falta de acuerdos con que unos y otros de los actores buscan no solamente los mejores cargos del poder, y de pasada hacer quedar mal a sus adversarios y evidenciarlos como los malos de la película, finalmente lo que propician es que a unos se les vea en todas partes como los que se quieren aferrar al poder a pesar del rechazo que ya tuvieron en las urnas, mientras que a los otros los hace ver con ambiciones desmedidas y deseos de borrar del ambiente político a quienes son sus adversarios, además de que esto provoca que el rechazo social sea para ambos.

Pero pareciera que a los grupos legislativos es lo que menos les interesa, al igual que la ciudadanía, ya que todos sin excepción alguna, se han empeñado sin importar los costos políticos para quien al final pierda en tener los mejores cargos al interior del Congreso del Estado porque saben que es desde esos cargos que  definirán con más adecuaciones a las leyes el rumbo a seguir de los tres poderes del estado, tal y como ha sucedido hasta el momento aunque todos lo nieguen.

COMPARTIR