Luego de posponerse por tercera ocasión la sesión instaladora de la LXIV legislatura local, los diputados de las diferentes fracciones parlamentarias en el Congreso local se responsabilizaron mutuamente de la violencia registrada en el salón de plenos, donde se intentaba continuar con la sesión instaladora que está pendiente desde el pasado cuatro del mes en curso.

Al respecto, la bancada del PRI responsabilizó a Morena, al asegurar que pretendían leer un acuerdo espurio, y dijeron que el acta donde María Luisa Pérez es nombrada presidenta de la Junta de Gobierno tiene toda la legalidad.

Por su parte, la bancada de Morena ofreció una conferencia de prensa donde fijo su postura por estos hechos; Humberto Veras lamentó que se diera este tipo de violencia donde acusó a la bancada priísta de los hechos que se vivieron en el pleno. Veras Godoy mostró incluso un documento donde se pidió el apoyo de la Secretaría de Seguridad, y está no se atendió de manera adecuada; resaltó que el acuerdo que se leyó lo nombra como presidente de la junta directiva, con el aval de PRD, Nueva Alianza, además de Morena y PT con lo que alcanzan una representatividad de casi el 70 por ciento.

De igual manera, el coordinador del PAN Asael Hernández, también salió ante los medios para señalar que desconocen a Humberto Veras como presidente de la Junta.

Poco antes en la sesión del Congreso, se pretendió llevar a cabo con la irrupción de un grupo de simpatizantes de los diputados del PRI, convirtió el pleno de sesiones en un gran espectáculo donde se tuvo que decretar un nuevo receso de la sesión instaladora ante la violencia que se vivió en el Congreso.

En la orden del día señalaba que a las seis de la tarde daría inicio con los trabajos; sin embargo, esta se retrasó una hora ya que los coordinadores de las diferentes fracciones intentaron llegar a un acuerdo para destrabar el conflicto que se vive en este poder.

Poco después de la siete de la tarde y con un auditorio lleno, el presidente de la mesa directiva, Humberto Veras Godoy, pretendió iniciar la sesión, y subió al pleno la legisladora de Morena, Dora Alicia Bautista, quien leyó un acuerdo donde se nombraba como presidente de la junta de gobierno a Humberto Veras.

Esto ocasionó que los diputados Maika Ortega, Julio Valera, María Luisa Pérez Perusquía y Adela Pérez tomaran la tribuna, y con pancartas, exigieran que Humberto Veras respetara la ley. Ante ello, también subieron los legisladores de Morena para que Dora Alicia Bautista terminara la lectura.

Entre gritos de los asistentes se pretendía interrumpir este acuerdo. Así también un grupo de asistentes se abalanzó a la tribuna lo que provocó un jaloneo entre estos y los diputados.

Al pleno arribaron elementos de Seguridad pública para calmar los ánimos; sin embargo, también sufrieron algunas agresiones y posteriormente se retiraron.

Ante la violencia que se vivía en el lugar, el  secretario de servicios legislativos, Eroy Ángeles subió al pleno y señaló que por orden del presidente de la mesa directiva Humberto Veras, se decretaba un nuevo receso.