Sophie Alexander-Katz en los últimos cuatro años sufrió la muerte de sus padres, una situación que para cualquier ser humano es terrible, sin embargo, y sin partir de sí misma, aclaró, a través de “Instrucciones para una muerte feliz”, ha podido sanar un poco tan doloroso acontecimiento. La obra regresa a Puebla el 7 de junio al teatro del CCU con dos funciones.

En una entrevista telefónica con Síntesis y a propósito de que en la trama la madre de su personaje está a punto de morir, la actriz compartió algo tan personal y de lo que poco habla, pues incluso en el momento en que pasó por dichas pérdidas, el tema no fue una noticia que ocupó los titulares de los diferentes medios de comunicación.

“Es un personaje que tiene un arco bien definido, es de los más bonitos que he trabajado en mi carrera y que me gusta mucho habitar, me emociona, me cae muy bien, tiene unas puntadas que le he ido descubriendo. Es un personaje muy bien escrito porque la obra en sí misma está extraordinariamente bien escrita” comentó Sophie

Y es que la inglesa Laura Wade, acotó, autora del texto en que se basa el montaje que comparte con su tía Susana Alexander, Javier Díaz Dueñas y Mariana Garza, trata el tema de la muerte, uno al que a la generalidad de la gente no le gusta entrar, de manera calurosa, delicada y con humor, de tal modo que se vuelve fácil y accesible:

“En los últimos cuatro años pase por dos muertes tremendas en mi familia. Tremendas. Te puedo decir que si la obra no fuera la que es, con la dulzura que se trata el tema, yo definitivamente no podría de ninguna manera abordar el tema, porque lo tengo muy fresco. Más que yo haberle aportado cosas al personaje, el personaje me permitió tener cierta dulzura con el tema, cierta aproximación.
“Pero yo te quiero confesar que de ninguna manera use mi experiencia propia para abordar el tema. No hubiera podido pararme en el escenario, se murieron mis dos papás, no hubiera podido. No. Evidentemente lo traigo en las venas, pero a lo que me refiero es que no hubiera podido partir de mi para este personaje, porque hubiera sido demasiado doloroso.
“Lo que quiero decir es que el personaje y la obra en sí misma me cobijaron muy bonito y por la obra, por cómo está escrita, me permitieron acceder a ella, aun teniendo yo esta vivencia en mi tan lastimosa”.

Va siempre por retos

A lo largo de su trayectoria, Sophie Alexander-Katz, de 39 años de edad, ha hecho teatro, televisión y cine, y sin inclinarse en uno en específico, afirma que lo que le gusta es encarnar personajes difíciles, que tengan un reto implícito y sean interesantes, para así mantenerse enfocada, pues aunque no parece, la actriz tiende a distraerse.

“Para mí lo interesante es que implique un reto, un cierto grado de dificultad en el trabajo, para que no me deje distraerme y me aburra. De chiquita le llamaron a mi mamá para decirle que yo tenía déficit de atención, y mi mamá los mandó a volar gracias al cielo, porque no es que tuviera un problema psicológico.
“Lo que pasa es que era muy inquieta y no me podía quedar sentada tanto tiempo y ya quería que pasáramos a otra cosa y cuando ya lo había entendido, ya quería que llegáramos a otra cosa. Un poco así es como me pasa con los personajes y todos los personajes que he abordado, que he tenido la suerte de habitar, han sido con una cierta complejidad.
“Todos me han costado mucho trabajo, todos han sido complicados y con muchas llamadas de atención conmigo misma. El teatro, la televisión y cine me fascinan enloquecidamente, me fascina lo que estoy haciendo en el momento”, compartió y actualmente se encuentra en un “viacrucis de toma de decisiones”, ya que tiene diversas ofertas en la mesa.

Por lo anterior, confiesa, está con mucha ansiedad por hacer la mejor toma de decisión, hay más teatro, la posibilidad de dos películas e incluso una serie, pero los tiempos se cruzan entre proyectos y tiene que decidirse ya, por uno o por otro.

Se acaban las instrucciones

La obra “Instrucciones para una muerte feliz” concluye su temporada en la Ciudad de México este domingo 4 de junio en el Teatro Rafael Solana, las funciones de Puebla en el teatro del Complejo Cultural Universitario (CCU), a las 19:00 y 21:30 horas, son las penúltimas de la gira y no sabe si habrá una segunda temporada o un nuevo tour más adelante.

“Es una fiesta cuando una obra de teatro tiene tanto éxito que tienes que regresar a la sede porque hay demanda. No puede haber situación más celebratoria y gozosa que esa y además con un público como el de Puebla que es conocedor y tiene mucha oferta cultural y artística durante el año. Es un público que sabe apreciar”, concluyó.

Los boletos para ver a Sophie Alexander-Katz siguen a la venta hasta la hora de cada función en taquillas del CCU con localidades de 350, 500 y 600 pesos.

DEJAR COMENTARIO

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre